El Partido de los Trabajadores Socialistas repudia la Ley Antiterrorista

El PTS envió un comunicado de prensa repudiando la ley. El viernes, en la Plaza San Martín de Santa Rosa, realizarán una Radio Abierta para exigir su anulación.
El comunicado explica que “a pocos días de conmemorarse los diez años de las jornadas revolucionarias del 19 y 20 de Diciembre, el gobierno Kirchnerista y los legisladores de los partidos patronales pusieron en vigencia la modificación de la Ley Antiterrorista. Aquella que Estados Unidos dio luz en el 2002, con la excusa de las caídas de las torres y con el aval de la mayoría de los países del mundo (Argentina la aprobó el mismo año bajo gobierno Duhaldista y donde CFK era senadora nacional).

Esta ley le daba vía libre a Estados Unidos para poder intervenir militarmente en cualquier país con la excusa de la “lucha contra el terrorismo”, como así también les permitía a los países que la aplicaban poder legitimar la represión y la persecución de los trabajadores y sectores populares que peleaban por sus derechos.

Esta cuarta reforma se llevó adelante con la complicidad de las burocracias sindicales, la Cámpora y hasta hijos de desaparecidos como Juan Cabandié, dirigente de la Cámpora. Dejando al descubierto las intenciones de los gobiernos burgueses que es las de oprimir a trabajadores y sindicatos de base que luchan por sus derechos mas elementales. No es casualidad que se haya modificado en este momento, cuando somos testigos del recrudecimiento de la crisis internacional, donde los trabajadores y los sectores se enfrentaron a la imposición a los planes de ajuste. Ante las mentiras que Cristina Fernández nos quiera hacer creer, la Argentina no está ni estará exenta de la crisis, y esta “enmienda” no es otra cosa que prepararse para los posteriores reclamos de trabajadores y pueblo pobres por sus reclamos.

En síntesis, mediante presiones de los Estados Unidos y organismos internacionales (como el GAFI: organismo internacional encargado del blanqueo de capitales), los países latinoamericanos debieron avalar la aprobación de la reforma de la ley antiterrorista para “asegurar” inversiones extranjeras. Esta ley introduce la figura de “terrorista” en el Código Penal logrando que las penas en los casos que el delito se enmarque en esta sean criminalizadas en un grado todavía mayor al ya existente. De esta forma se reforzaría el constante ataque hacia las luchas sociales, que aun antes de la aprobación de esta ley, ya tiene en su haber miles de procesados en todo el país; como por ejemplo los trabajadores de Kraft, por recurrir a piquetes de huelga y cortes de ruta ante las lamentables condiciones laborales que los sufrían.

Una de las muestra de la implementación de la nueva reforma fue con el caso de la alta criminalización de los trabajadores de, Matarazzo y Gatic, que tomaron las plantas de las fábricas exigiendo aumento de salarios, disminución de los ritmos de producción y la instalación de un comedor y una guardería. Hoy estos están siendo juzgados de acuerdo con el nuevo Código Penal y han sufrido condenas que oscilan entre los 5 y 15 años de cárcel.

Otro de los casos seria el reciente suceso en Famatina, La Rioja. Donde los habitantes se manifestaron y organizaron para impedir la explotación de la empresa minera Osisko Mining Corporation. Con el objeto de aislar la lucha, se ordenó la interrupción del servicio de colectivos que une Famatina con otras localidades. Para amedrentar, envió cientos de efectivos de la Brigada de Acción Operativa, un grupo de elite de la Policía riojana.

Se presentaron denuncias penales y civiles contra los asambleístas que cortan el camino sobre la Ruta Provincial 16. Diez asambleístas fueron procesados bajo el Artículo 194 del Código Penal. Además, los asambleístas denunciaron la aparición de “listas negras” con los nombres de los activistas, redactada por la misma empresa. Y si eso fuera poco el gobierno comenzó a “contemplar” la posibilidad real de utilizar “la ley antiterrorista para criminalizar a quienes se oponen a los intereses de las transnacionales.

En el contexto provincial, esta ley fue acompañada por sectores cómplices al Kirchnerismo, como el Humanismo, de la mano de la diputada nacional María Luz Alonso y los diputados del PJ Roberto Robledo y Maria Cristina Regazzoli.

Dos de los partidos patronales que, lejos de representar los intereses “populares” como muchas veces se los escucha decir demagógicamente, se arrodillan nuevamente al imperialismo yanqui, utilizando la ley para reprimir y profundizar la persecución de los luchadores sociales.

Desde el PTS y Juventud del PTS repudiamos la ley antiterrorista y exigimos su anulación.

Debemos impulsar una gran campaña por su abolición desde el Frente de Izquierda, las organizaciones obreras del sindicalismo de base y el movimiento estudiantil, colectivizar el reclamo por el desprocesamiento de todos los luchadores obreros y populares, quienes serán el principal blanco de la aplicación de la ley antiterrorista”.

“Este viernes 17 de febrero a las 19.30 en la Plaza San Martín, Santa Rosa, realizaremos una Radio Abierta por la anulación de la ley antiterrorista.

Invitamos a las organizaciones políticas, gremiales, culturales, barriales y sindicales a pronunciarse contra esta ley”.

Comentá la nota