Lo que pase con Ganancias será clave para las nuevas paritarias

Varios gremios advierten que si no cede la presión fiscal exigirán aumentos más elevados.
El atraso en la actualización de los topes salariales a partir de los cuales se paga el impuesto a las Ganancias promete colarse en las próximas discusiones paritarias . Es un reclamo que viene siendo sostenido con insistencia por la CGT, que llegó a pedir directamente que este impuesto sea eliminado para los casos de los asalariados.

Roberto Fernández, secretario general del gremio de los choferes de colectivos y ómnibus de larga distancia (UTA), adelantó ayer a Clarín que piensa reclamar una suba salarial del 25% “siempre y cuando además se modifique Ganancias. Si no, 25% de aumento va a terminar resultando muy poco . Ahora ya hay compañeros a los que se les descuentan por el impuesto más de 1.000 pesos por mes”.

Desde la óptica de Fernández, el impuesto a las Ganancias será un ingrediente que durante este año “entorpecerá mucho” las negociaciones salariales de diferentes gremios.

En un gremio ferroviario adelantaron que podrían estudiar la posibilidad de aceptar un porcentaje de suba inferior a la inflación real -por ejemplo del 18%- “siempre y cuando se resuelva el problema del impuesto a las Ganancias y se quitan los topes a las asignaciones familiares” .

En ese sindicato pusieron una tercera condición: “Colocaríamos una cláusula gatillo para ajustar mensualmente el acuerdo según la inflación”.

Ayer, por otro lado, el moyanista Omar Plaini anticipó que la CGT reiterará su reclamo al Gobierno para que se eleve el piso del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias.

“Nosotros vamos a insistir con la agenda planteada por la CGT en los últimos dos años” , dijo Plaini, quien además rechazó cualquier intento oficial por establecer topes a la negociación paritaria para este año (ver página 6).

La preocupación de los gremialistas por Ganancias está sustentada en datos oficiales, de la propia AFIP. Son los que dan cuenta que en los últimos cuatro años se duplicó el número de trabajadores que pagan Ganancias . Ahora uno de cada cinco empleados está alcanzado por este impuesto. En 2007 la relación era uno cada diez. Y los que antes pagaban Ganancias, ahora pagan más .

Según datos de la AFIP, en 2007 el 10% de los empleados – unos 651.000 – pagaba Ganancias. En 2008, el Gobierno dejó congelado en $ 4.015 el piso salarial – técnicamente llamado mínimo no imponible – a partir del cual se tributa Ganancias.

En 2009, lo subió a $ 4.818 (20%), que fue menos que la inflación. En 2010, volvió a congelarlo. Y este año, lo aumentó a $ 5.782, un 20%, también menos que la inflación real.

En cuatro años, el mínimo no imponible aumentó un 44% contra una inflación que trepó más del 100%. Para acompañar la inflación, ese piso salarial debería superar ahora los $ 8.200, muy lejos de los actuales $ 4.015.

Comentá la nota