Paso a paso hasta el paro general

Paso a paso hasta el paro general

Los gremialistas se reunirán con el secretario de Seguridad de la Nación, al que pedirán mayor presencia de gendarmes; reclamarán al gobernador electo que presente su plan para el área y recién entonces pondrán fecha a la medida de fuerza.

En el marco del reclamo de mayor seguridad para los trabajadores, el plenario de Sindicatos del Movimiento Obreros Rosario resolvió un paro general para después de las elecciones del 25 de octubre, y adelantó que el martes se reúnen con el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni. Así lo resolvieron los representantes de más de 50 gremios nucleados en la mesa intersindical convocada por taxistas y la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), que se reunió ayer en la sede de Buenos Aires al 1300. Según indicó Horacio Boix, titular del Sindicato de Peones de Taxi, Berni vendrá a Rosario alrededor del mediodía del martes para escuchar los reclamos, y los gremios le pedirán más agentes de Gendarmería y Prefectura. Además, hoy entregarán un documento a la intendenta Mónica Fein, al gobernador saliente Antonio Bonfatti y, al entrante, Miguel Lifschitz, a quienes pedirán una audiencia para que les den "un pormenorizado detalle" del "plan de seguridad al que se refirió Lifschitz en su campaña. "No se aguanta más esta inseguridad", expresó el secretario general de la UOM Rosario, Antonio Donello.

Aunque desde el inicio de la semana varios hechos de violencia contra taxistas dieron que hablar sobre la posibilidad de un paro general, ayer los representantes de los gremios decidieron que primero se intentará abordar la problemática con las autoridades tanto locales y provinciales, como nacionales, y se declararon en estado de alerta y movilización.

"El martes viene Berni a reunirse con el movimiento obrero y le vamos a pedir que traiga más Gendarmería. Además vamos a entregar un petitorio a Bonfatti, Lifschitz y Fein", dijo Donello. Más tarde, indicaron que en la reunión del martes estará también el secretario general de la UOM y la CGT, Antonio Caló. De esa manera, la medida de fuerza quedó pospuesta hasta después de las elecciones "para que no se confunda con el hecho político", dijo Boix.

Más tarde, la intendenta dijo en Canal 5 que "la violencia preocupa"; y sobre la situación de los taxistas dijo que "son los más expuestos". Sin embargo, aseguró: "No creo que el mecanismo sea un paro, sino buscar herramientas, como podría ser sacar el dinero de los taxis, entre una de las opciones para disminuir los riesgos".

Donello fue de los primeros que expresó el malestar. "Ya estamos cansados, no solamente los trabajadores que estamos hoy acá, sino todos los rosarinos; quisiera saber quién puede decir que vive seguro", dijo poco antes de que los representantes firmaran el documento al que adhirió también la organización de familiares de víctimas de muertes violentas.

Rubén López, de camioneros, dijo a este diario que "el principal planteo tiene que ver con que el gobernador que asumirá en diciembre muestre los proyectos. No podemos esperar a que asuman. Nos tenemos que sentar todos para ver qué van a hacer. Esto está mucho peor que años anteriores, porque antes era un robo, pero ahora está en juego la vida de los trabajadores".

En tanto, Marcelo Barros, de Smata Rosario, señaló: "Berni nos prometió que el martes viene a Rosario a reunirse con nosotros y le vamos a pedir que baje a la mayor cantidad de gendarmes posible y Prefectura, para solucionar este problema como se solucionó antes". Acerca de la postergación del paro, Barros planteó que "el tema está muy delicado: la gente está muy sensible y hay que pensar con la cabeza fría, porque acá el problema es de la sociedad y los dirigentes gremiales tenemos que ser responsables e ir paso a paso, como corresponde. Si no nos dan respuestas, será el momento de hacer el paro".

Boix dijo que "los socialistas estuvieron operando y confundiendo en algunos gremios con el tema de que este hecho del movimiento obrero tiene que ver con las elecciones, entonces decidimos ir paso a paso: un petitorio a las autoridades locales y provinciales para que nos presenten el plan de seguridad, si es que lo tienen. Además, logramos que el martes se haga presente Berni, para pedirle que desembarquen las fuerzas federales nuevamente en Rosario". Al mismo tiempo, el representante de los taxistas indicó que la movilización al Monumento Nacional a la Bandera, "por seguridad, justicia y por la vida", y el paro general se realizarán después de las elecciones, pero antes de fin de mes, "para que no se confundan las cosas".

"Este Plenario no descarta ninguna medida de acción directa ante la falta de respuestas e inacción de las autoridades. No podemos seguir tolerando ser víctimas sistemáticas de hechos de inseguridad que atentan contra nuestra integridad, familia y bienes. No se puede hablar de dignidad de trabajo cuando vivimos con temor", expresaron.

Entre los gremios presentes estuvo la UOM, Uocra, Calzado, Judiciales, taxistas, Sadop, Smata, La Bancaria, Empleados de Comercio, ceramistas, camioneros, ferroviarios, Obras Sanitarias, Luz y Fuerza, de correos, gráficos, gastronómicos, garajistas, barrido y limpieza y sanidad, entre otros.

Coment� la nota