Peaje: antes del cambio de manos, el gremio reclama una fuerte suba salarial

Peaje: antes del cambio de manos, el gremio reclama una fuerte suba salarial
En las próximas horas, "CV1" debería reemplazar a "Rutas al Sur" en la estación del peaje de Hinojo. Los trabajadores todavía esperan la nueva indumentaria y cartelería. El gremio exige un incremento salarial del 33% a los nuevos concesionarios.
Aunque mañana se despedirá Rutas al Sur y debería hacerse cargo de la estación de peaje de Hinojo la nueva empresa que ganó la licitación, los trabajadores olavarrienses todavía esperan el envío de la indumentaria y la instalación de la cartelería con los nombres de la nueva firma: "CV1", que será explotada por la unión de las poderosas Benito Roggio e Hijos y CPC, una constructora propiedad del empresario Cristóbal López, muy cercano al kirchnerismo.

En la licitación impulsada por el gobierno nacional, ellos fueron los ganadores del denominado Corredor Vial Nº 1, que abarca una extensión de 1.281,62 kilómetros, divididos en cuatro tramos de las rutas 3, 205, 252 y 226. Y tendrán el derecho de explotar el servicio en cuestión durante los próximos seis años.

"No hemos tenido grandes novedades. Sabemos que el miércoles (por mañana) debería arrancar la nueva empresa, pero todavía no nos han mandado ni la ropa, ni los carteles de señalización con los logos de la nueva firma", dijo ayer uno de los 34 empleados que se desempeñan en la estación de Hinojo. La tranquilidad de todos ellos pasa "porque nos han dicho desde el gremio que nos quedemos tranquilos porque está garantizada la continuidad de todos los trabajadores, en las mismas condiciones que veníamos hasta ahora con Rutas al Sur", detalló.

En forma extraoficial se supo que las condiciones podrían ser, inclusive, mejores a las actuales. El Sindicato de Trabajadores de Peaje y Afines (Sutpa), liderado por Facundo Moyano (hijo del titular de la CGT), exigiría a los nuevos dueños una suba salarial del 33% para los trabajadores. Y según publicaron distintos medios nacionales, también reclamaría una suma única para cada empleado de $ 75.000 promedio por el cambio de una empresa a otra.

"De lo que nos enteramos ha sido del pedido de aumento salarial, que aparentemente podría salir, y del que lógicamente se tendría que hacer cargo la empresa que entra. Ahora, del tema de esa indemnización por el cambio de firma, no tenemos nada. Al menos, todavía no hemos recibido notificación de ningún tipo", aclaró uno de los trabajadores olavarrienses.

Según el diario Clarín, las exigencias sindicales generaron incertidumbre entre las autoridades y las concesionarias, pocas horas antes del cambio de manos de los corredores. De acuerdo con lo informado por la misma fuente, las seis empresas viales que están por salir del negocio de los peajes sostienen que ni en los pliegos, ni en los contratos estaba prevista una indemnización laboral al término de las concesiones.

Además, las ocho concesionarias que están por desembarcar alegarían que tampoco pueden pagar esa compensación porque no figuraba en las bases licitatorias. Y respecto de la suba salarial, plantearían que cualquier ajuste que se conceda deberá ser reconocido por el Estado como mayores costos operativos.

A nivel local, los trabajadores esperan con cierta incertidumbre el cambio que debería producirse mañana mismo. "Hasta ahora, ha venido gente de la empresa nueva, que ha estado mirando. Pero no mucho más que eso. Es más, el otro día hubo un accidente que terminó arrancando una de las cabinas de la estación de Hinojo. Pasó una combi con un chimango y una casilla detrás. La combi y el chimango pasaron, pero la casilla terminó arrancando la cabina. Había un compañero trabajando ahí, que terminó con algunas lastimaduras, pero por suerte nada grave. Suponemos que tendrán que hacer esa cabina nueva, pero todavía no han puesto nada", dijo anoche a EL POPULAR la misma fuente.

"CV1" reemplazará a "Rutas al Sur", conformada por el grupo empresarial Coarco - Equimac (la misma compañía que lleva a cabo la obra de ensanche de la Ruta 226). El cambio de concesionario no implicaría riesgo alguno para los trabajadores que se desempeñan en la estación de Hinojo, y tampoco se traduciría en un incremento de las tarifas actuales del peaje.

En la licitación, para ganar el Corredor 1, el grupo Roggio y CPC presentó una oferta de 2.233,5 millones de pesos, en una licitación que tenía un presupuesto oficial de 1.562,9 millones.

Este fue el segundo intento licitatorio del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. El primero de ellos, en octubre de 2008, terminó en fracaso. En el segundo, las condiciones fueron cambiadas. Según trascendió, el Estado se haría cargo de las inversiones necesarias en las rutas; y las concesionarias, si no llegan a compensar con el peaje los gastos operativos, recibirían un subsidio estatal para afrontarlos. Estos golpes de timón fueron denunciados por políticos opositores y distintas ONG que se pronunciaron al respecto.

Comentá la nota