"Pedir $ 5000 no es una locura"

"Pedir $ 5000 no es una locura"

Facundo Moyano defendió el reclamo sindical por el aumento del salario mínimo

Recién llegado de sus vacaciones, Facundo Moyano no tardó en respaldar el reclamo de un salario mínimo de $ 5000 y en sumarse a las críticas al Gobierno por los cambios en el Impuesto a las Ganancias.

"Hablar de un salario de $ 5000 como mínimo no es una locura", dijo el diputado y jefe del sindicato de peajes a Radio 10.

Sin embargo, pidió no perder de vista la brecha que separa esa pretensión del actual salario mínimo, que a partir de febrero será de $ 2875. "Hay que tener claro de dónde partimos", matizó. Vía Twitter, agregó: "Sé de la dificultad que conlleva un aumento de casi el 100 por ciento".

La CTA enfrentada con el Gobierno exige un salario mínimo de $ 5000 hace meses. Sustenta la cifra, entre otras variables, en que, según trabajadores del Indec enfrentados con la intervención, la canasta básica para una familia tipo es de $ 6997.

En tanto, sobre la suba del mínimo no imponible, Facundo Moyano fue tajante: "Tendría que haber aumentado 25% en 2012 y 25% este año, y no sólo 20 por ciento", planteó.

Tras recordar la figura del "Indec del supermercado" que popularizó su padre, Hugo Moyano, volvió a criticar al Gobierno. "A muchos funcionarios les haría falta ir al supermercado", lanzó.

Por la tarde, Facundo estuvo en el lanzamiento de una campaña contra el trabajo esclavo que se realizó en la sede de la CGT que lidera Moyano padre, en la calle Azopardo.

El acto, que la central compartió con La Alameda, se presentó como "contracara" del festival que el Gobierno ofrecerá hoy en la Plaza de Mayo para celebrar el 200° aniversario de la Asamblea de 1813, en la que se sancionó la ley de libertad de vientres.

"Ni un feriado ni un festival acaban con la explotación", bramó el judicial Julio Piumato en el cierre del acto.

Facundo Moyano, que no habló durante la ceremonia, es autor de uno de los proyectos de ley para prohibir la tercerización laboral que esperan tratamiento en el Congreso.

Piumato denunció que en la Argentina hay 500.000 personas que trabajan "en condiciones de esclavitud" y acusó al Gobierno de "ser un cómplice flagrante" de ese flagelo.

Dijo también que la inflación es un "eslabón" de la cadena que termina en el trabajo esclavo y concluyó: "El Gobierno trata de frenar la inflación bajando salarios y aumentando las penurias de los trabajadores"..

Comentá la nota