Pedro Fernández: “Los empresarios, cuando la pesaban no decían nada. Ahora que la tienen que contar, se preocupan”

Pedro Fernández: “Los empresarios, cuando la pesaban no decían nada. Ahora que la tienen que contar, se preocupan”

¿Cuál es el análisis de esta reunión con respecto a la crisis del puerto?

Pedro Fernández: Bueno, ustedes han visto la cantidad de gente que está padeciendo esta situación y que tiene que ver con la falta de trabajo. Muchos compañeros no tienen trabajo. La intención era hacer conocer este documento, que se hizo en estos días entre los diferentes gremios del puerto, analizando la situación. Y hacemos saber esta enorme crisis que estamos atravesando. No para los empresarios. Para los trabajadores. Acá los únicos que están mal son los trabajadores. Los empresarios, cuando la pesaban no decían nada. Ahora que la tienen que contar, se preocupan. Se tendrían que preocupar por la gente que todos los días vuelve a su casa, después de no haber podido trabajar durante el día. Eso es lo que nos preocupa a los dirigentes gremiales y elevamos un documento que queremos elevar a la presidenta. Porque todos los filtros que hemos tenido nos han escuchado, nos han atendido, pero no nos dieron respuesta. Todos nos escucharon. Llevamos documentación consensuada y jamás tuvimos respuesta. Por eso queremos que la presidenta tome cartas en el asunto. Porque visto desde arriba, se puede ver que los empresarios siguen pidiendo subsidios, pero eso sólo tiene que ver con el sector empresario. Acá le perjuicio que sufren los trabajadores está silenciado. Acá estamos todos los gremios. Sabemos la realidad, sabemos lo que falta, la desocupación, el trabajo en negro; y sabemos que si no ponemos lo que hay que poner, no nos van a escuchar. Este es un paso previo a medidas más contundentes. Queremos una solución parea el puerto.

¿Cuál es la cantidad de gente afectada por este “parate”?

Pablo Trueba: No tenemos números precisos. Estamos hablando aproximadamente de 12.000 puestos de trabajo en riesgo. Valastro tiene toda la flota pesquera parada. Toda. Matera lo mismo. No les interesa sacar los barcos porque el cupo que tienen asignados, lo hacen con menos. Es decir, lo que se hacía con siete barcos, por ahí lo hacen con dos. Hay empresas que trabajan a media máquina. Hicimos el cálculo de 220.000 cajones de fresco que no se están descargando. Sumado a la crisis, es terrible. Lo que queremos dejar en claro es que hay un tema con los barcos y los permisos de pesca. El barco es un fierro. Pero el permiso de pesca es un activo en la empresa y es lo que vale. Entonces no lo usan para dar trabajo pero lo tienen como activo; y el día de mañana, que la empresa tenga que ser vendida, le sirve como un valor agregado. Eso es una injusticia. Es una locura pero pasa. La administración pública lo permite. Estamos viviendo una crisis que en los últimos cinco años se agravó de manera impresionante. Y los gremios, de distintos colores políticos, estamos unidos porque nos dimos cuenta.

¿Qué medidas le están pidiendo a la Presidente?

Primero, que deje de transferir los cupos. Que los cupos los tengan las empresas por cada barco y si les falta pescado que pidan más. Pero que no transfieran los cupos. La transferencia de cupos era, que si uno tenía una empresa con siete barcos y uno se rompía, para no perder captura se pasaba a otro. Y está bárbaro, pero ahora lo pasan entre empresas, se degeneró la medida. Queremos un límite a eso. Y otro de los temas es el tema de las prórrogas por las roturas de los barcos. Ellos hacen una prorroga por rotura detrás de la otra. Y hay barcos que están parados hace cinco años. Y los tripulantes están ahí. Pero si fuera verdad los talleres, astilleros, etc. estarían atestados. Cosa que no sucede y nosotros, cruzamos esa información. Pero el tema principal es la madurez de la dirigencia, de los empresarios. Hay que hacer un concilio de la pesca, para ver como se sigue, como se defiende el trabajo. El recurso está. Hay que aprovecharlo y ocupar mano de obra. Se está notando que la situación llegó a su límite. No vimos estos en los últimos 20 años. Hablamos con jefes de gabinetes, con el intendente, con todo el mundo y no nos escuchan. Hemos tomado la posta por este problema. Queremos trabajo y que los barcos estén afuera navegando. Nunca hubo acuerdos ni arreglos. Venimos avisando pero no nos escuchan. Hace rato lo decimos. No podemos parar porque parar es peor, pero jamás, desde hace cinco años, jamás nos dieron soluciones. Nosotros nos creemos capaces de resolver esto en una mesa de negociaciones, en lugar de hacer un paro. La idea nuestra es negociar.

Comentá la nota