La pelea de Carrizo-Mansilla se trasladó a El Calafate

La pelea de Carrizo-Mansilla se trasladó a El Calafate
Un grupo de empleados está en desacuerdo con la conducción del sindicato local. Fueron apoyados por Pedro Mansilla en la toma de la sede gremial, mediante un mecanismo que desconoce la FETRAM. El dirigente local denunció penalmente a Mansilla.
La disputa que mantiene el líder de la Fetram (Federación de Trabajadores Municipales) Julián Carrizo con su ex compañero, el titular del SOEM Río Gallegos Pedro Mansilla, que intenta abrirse camino con la FeSOEM (Federación de Sindicatos de Obreros y Empleados Municipales), llegó ayer a El Calafate, donde se desató una pelea por el manejo del gremio local.

El SOEM Calafate es conducido por Marcos Guiar, un empleado de bajo perfil que hace cuatro años tomó la posta de la conducción renunciante, y con el padrinazgo del intendente local Javier Belloni se hizo cargo de la Secretaría General.

Hace varias semanas un grupo de empleados municipales comenzó a cuestionar la gestión del intendente y por consecuencia la inactividad del gremio, entendido como oficialista.

El sindicato tiene un escaso porcentaje de empleados afiliados. De los más de 500 trabajadores, sólo 135 pertenecen al SOEM.

Los empleados disidentes se abrieron camino autoconvocándose como Agrupación “8 de Noviembre”, pidiendo que se llame a elecciones en el gremio, ya que entienden que el mandato está vencido.

El miércoles a la noche Guiar convocó a una reunión para explicar detalles de su gestión y así defenderse del ataque externo. Pero unos 20 empleados coparon el encuentro pidiendo la normalización inmediata del sindicato, con el nombramiento de una Comisión Normalizadora para designar fecha de elecciones.

La conducción dice que los disidentes se manejan con un estatuto anterior, y que el más reciente estipula el mandato hasta noviembre de este año. Además cuestionó la presencia de empleados no afiliados, por lo que no prestó acuerdo y los dirigentes se retiraron.

Los de la agrupación “8 de Noviembre” labraron un acta tomando el control del sindicato, designando comisión normalizadora.

Toma de la sede

Ayer a las 14.30 horas, unos 30 empleados se hicieron presentes en la sede del gremio ubicado en un barrio de la ciudad. Luego de desarrollar una asamblea al aire libre, labraron un acta, hicieron una exposición policial dejando constancia de lo actuado, y tomaron la vivienda prefabricada que oficia de oficina del sindicato.

Con el servicio de un cerrajero, accedieron al interior y denunciaron que faltaba toda la documentación.

Los movimientos de la agrupación estuvieron liderados por el titular del SOEM Río Gallegos Pedro Mansilla, quien explicó que su presencia en El Calafate era de acompañamiento y “asesoramiento” a los empleados que buscan una nueva representatividad.

“La idea es normalizar el sindicato porque hay una comisión directiva que responde más a los intereses del intendente, que al de los trabajadores”, dijo el gremialista capitalino.

FETRAM

Al mismo tiempo, en la sede del Centro de Residentes Chilenos los dirigentes de la FETRAM, con Julián Carrizo a la cabeza, se reunían con la conducción y afiliados del sindicato calafatense.

De uno y otro lado llovieron las acusaciones hacia dirigentes. Mientras Mansilla le decía a los autoconvocados que la FETRAM no tiene autoridad, Carrizo acusaba al riogalleguense en la otra reunión de “traidor” y de hacer una maniobra “política”, sin importarle los trabajadores.

La tensa e intensa jornada terminaba anoche con denuncias y acusaciones cruzadas. El secretario general del SOEM Calafate realizaba una denuncia por los delitos de Invasión a la Propiedad Privada y Daños, haciéndolo responsable a Pedro Mansilla y al trabajador Fabio Bórquez, uno de los líderes de la nueva agrupación.

También se definió convocar a una asamblea extraordinaria para el viernes 23 a las 16 horas, con el objetivo de fijar la convocatoria a elecciones para dentro de 90 días, límite del actual mandato.

Normalizadora

En tanto, Rita Bórquez, designada presidenta de la Comisión Normalizadora, explicó a esta corresponsalía de La Opinión Austral que una semana atrás se entrevistó con el intendente local para hacerle entender sobre las intenciones de la agrupación. “Le dijimos que queremos normalizar el gremio, llamar a elecciones y luego trabajar en conjunto para normalizar por ejemplo la gran cantidad de contratados. Esto no viene de ahora, viene de hace 15 años que hay empleados que son apretados con los contratos”, dijo la empleada.

Bórquez también explicó que a esta situación se llega por responsabilidad del intendente, ya que no aceptó el diálogo. “Le explicamos que esto no es político, pero él entiende que es político y en contra de él”, agregó.

Comentá la nota