Pelea entre las CGT para sumar gremios

Fracasado el intento de un acercamiento, Moyano y Caló activan su disputa para ganar adherentes; la central de Barrionuevo se une al camionero, que seduce a la UTA y a los metrodelegados
Por Nicolás Balinotti |

Frenada la intención de reactivar el diálogo entre las dos CGT y caído un posible avance hacia la unificación, Hugo Moyano y Antonio Caló aceleran su batalla por la legitimidad de las centrales y por sumar gremios a sus respectivas tropas.

Moyano picará en punta: convocó para pasado mañana al Comité Central Confederal de su sector con el afán de aprobar la incorporación de nuevos sindicatos y extender el mandato de Oscar Mangone, jefe del Personal del Gas, al frente del estratégico comité arbitral, cuya función principal es dirimir las disputas por encuadramiento.

Se concretaría ese día el regreso de organizaciones vinculadas a Luis Barrionuevo a la CGT moyanista. El gastronómico compartió el viernes por la noche un show de tango con Moyano. Le dieron forma a la iniciativa: Carlos Acuña (Personal de Estaciones de Servicios) formalizaría la alianza sumándose al comité arbitral, junto con Mangone y otros tres dirigentes.

"Si participamos en el Confederal será un paso hacia la unidad. Pero hay que esperar a una reunión que se realizará hoy. Lo más importante es la unidad en la acción, que ya la pusimos en práctica con marchas y con el paro", dijo a LA NACION Acuña, mano derecha del gastronómico. La cautela dominó a Acuña porque dentro de la CGT Azul y Blanca de Barrionuevo surgen algunas pocas voces que ponen reparos al acuerdo con el moyanismo.

Todavía eufórico por los efectos de la huelga del 20 de noviembre, Moyano se entusiasma con sumar a gremios que están hoy del lado de la CGT alineada con el Gobierno. Considera que las bases desoyeron a las cúpulas y se plegaron a la medida porque compartían el rosario de reclamos que él había planteado. Nadie lo mueve de esa teoría.

Por eso, desde el moyanismo, le tendieron un puente al colectivero Roberto Fernández, líder de la Unión Tranviaria Automotor (UTA), sumido hoy en el conflicto por la representación en los subtes porteños. Pero Moyano hizo una doble apuesta: su hijo Facundo retomó el diálogo con los metrodelegados, el sindicato que rivaliza con la UTA. Los Moyano pretenden incorporar a los metrodelegados a la confederación de gremios del transporte.

Si bien hubo coincidencias gremiales entre Moyano y Fernández, el titular de la UTA detendrá su salto hacia el otro bando. No tolera las ambiciones políticas del camionero. Fue también este mismo motivo el que congeló hace diez días los gestos de acercamiento entre el albañil Gerardo Martínez y Moyano.

La CGT de Caló, en tanto, repetirá la fórmula de su enemigo. Para la semana próxima, el metalúrgico llamó a un Comité Central Confederal en el teatro Empire. Se presentaría allí a la juventud sindical, integrada hasta ahora por unas 35 organizaciones, y se autorizaría el ingreso de nuevos gremios al sector.

Se da ya como un hecho el ingreso de la Federación Argentina de Trabajadores de las Universidades Nacionales (Fatun), que tomó distancia del moyanismo tras el paro, y de la Unión Obrera Ladrillera. Podrían sumarse otras fuerzas, aseguran con optimismo allegados al metalúrgico.

Para ese día, Caló prepara un discurso en el que intentará afianzar su relación con el Gobierno. Dirá que a través del diálogo se logró destrabar parte de los fondos de las obras sociales sindicales y dejar sin efecto la controvertida resolución 1200, que quitaba beneficios a los afiliados discapacitados. También procurará mostrarse satisfecho con la excepción del impuesto a las ganancias al medio aguinaldo a pesar de que en su consejo directivo consideraron la medida como "un parche". Apuestan a obtener una definición sobre la mejora del tributo antes de abril.

Otra disputa

La otra gran batalla entre las dos CGT será por la legalidad de las centrales. La Casa Rosada, a través del Ministerio del Trabajo, reconoció oficialmente a la CGT de Caló como su interlocutora e impugnó a la de Moyano por considerar que hubo irregularidades en las elecciones. La puja llevó a los dos bandos sindicales a presentar pruebas en la Justicia, por lo que ahora la transparencia de ambos comicios se encuentra bajo sospecha. Todo se dirimirá en los Tribunales con fecha incierta de desenlace.

Mientras tanto, el moyanismo conserva su base en Azopardo 802 y llevó sus denuncias a la Organización Internacional del Trabajo por considerar que el Gobierno tuvo "injerencia" en la disputa interna de la CGT.

La tropa de Caló, en cambio, mantiene sedes itinerantes y apura la búsqueda de un edificio para montar sus oficinas. No es tarea sencilla: un dirigente chocó con los elevados precios de los alquileres, que, en algunos casos, se exige que el pago fuera en dólares.

Todavía todo está muy revuelto en el atomizado mapa sindical. Mucho más después del paro, que dejó asomar un leve atisbo de una eventual unidad, algo que es improbable, por lo menos, hasta que se avecinen las elecciones legislativas de 2013.

Dos centrales a la caza de sindicatos

Hugo Moyano y Antonio Caló buscan quedarse con el poder de la central obrera

La cgt de caló

Cantidad de gremios: 90

Los más poderosos: Uocra, Comercio, Sanidad, metalúrgicos, UPCN y los mecánicos del Smata

Caló incorporaría al gremio de los trabajadores de las universidades nacionales y a los de la industria del ladrillo

Podría sumar a un sector de los pilotos aeronáuticos y apuesta a seducir a Amadeo Genta, de los municipales porteños

la cgt de moyano

Cantidad de gremios: 100

Los más poderosos: camioneros, peones rurales, bancarios, petroleros y municipales porteños

Moyano sumaría pasado mañana a la CGT Azul y Blanca de Luis Barrionuevo, integrada por unos 27 sindicatos

Apuesta a sumar gremios de la otra CGT. Hubo contactos con la UTA, un gremio que se adhirió a medias al paro del mes pasado

RECLAMOS

Asignaciones

Las dos CGT piden universalizar el beneficio

Ganancias

Quitar el tributo o elevar el mínimo no imponible

Obras sociales

Piden el dinero del Fondo de Redistribución

Cortocircuitos en la Ferroviaria

Sergio Sasia lideró la lista de la Unión Ferroviaria que se impuso en los comicios de la semana pasada. Sasia deberá esperar a abril de 2013 para reemplazar a José Pedraza. Pero le surgió un opositor en su mismo espacio: Mario "Oso" Rodríguez, que también aspira a ser el N°1..

Comentá la nota