Pelea Gobierno-CGT se traslada a la reunión del Consejo del Salario

Desde la CGT opositora que encabeza Hugo Moyano reiteraron que están dispuestos a dar la batalla por los sillones en el Consejo del Salario, que en breve convocará el Gobierno para sesionar a fines de agosto.

"El Consejo del Salario no es un club de amigos, es una ley y la que define los lugares es la CGT", afirmó el judicial Julio Piumato, quien dijo que la "única conducción legítima" de la central obrera es la del camionero.

"Hay un conducción legal y legítima. En los dos casos el que tiene que armar la lista es Hugo Moyano. El Gobierno lo que tiene que reconocer es lo que manda la ley, lo dijo la Presidente", remarcó Piumato en declaraciones a un canal de noticias de cable.

La nómina sindical para el Consejo del Salario está compuesta por 16 representantes, de los cuales el Gobierno, en los últimos años, invitó a tres que van por la CTA oficialista de Hugo Yasky. En los 13 lugares restantes los gremios opositores a Moyano dijeron estar en mayoría.

En este contexto, se espera el llamado a los mismos sindicalistas por la CGT que participaron en 2011. La cartera laboral de Carlos Tomada lo hará en línea con la prórroga de los mandatos del consejo directivo de la central obrera que resolvió junto con el aval a la impugnación del congreso que reeligió a Moyano en Ferro. De este modo, como anticipó Ámbito Financiero, el camionero está virtualmente obligado a rechazar esa nómina. Es que su aval implicaría reconocer la ilegalidad del nuevo consejo directivo que organizó el 12 de julio pasado en el estadio de Caballito.

Así lo confirmó Piumato, que no habló de judicialización del salario, pero sí dejó las puertas abiertas. "Si (el gobierno) hace otra cosa, evidentemente el famoso tema de la inseguridad jurídica ya es un aquelarre. Esperamos que haya sensatez, que prime la sensatez y se respete la voluntad de los trabajadores", sostuvo el dirigente gremial con tono desafiante.

El año pasado el Consejo acordó un incremento del 25% que llevó el salario mínimo de $ 1.840 a los actuales $ 2.300. Los gremios antimoyanistas propusieron otra suba de 25%, que lo eleva a $ 2.875. Para 2012, en el Ejecutivo analizan aceptar una suba para llevarlo en torno a los $ 3.000. Moyano anticipó que el monto debería rondar los $ 3.500.

La parte empresarial en el Consejo está representada por las cámaras patronales de industriales (UIA), mercantiles (CAC), construcción (CAC), la Bolsa de Comercio y las entidades bancarias y del agro.

En la misma entrevista televisiva, Piumato aseguró que la CGT "no se acerca ni se aleja de los gobiernos". Según sostuvo, "son los gobiernos lo que se acercan o alejan de acuerdo a sus políticas favorezcan o perjudiquen a los trabajadores".

"Moyano lo dijo claro en ese discurso en Plaza de Mayo cuando nos acusaron de golpistas ¿Cómo a los trabajadores que somos las víctimas de los golpes de Estados nos van a acusar de golpistas?", se preguntó. "Respetamos la institucionalidad como nadie, porque pagan los trabajadores cuando hay golpes de estado, y que teníamos presidenta por tres años más y que iba a haber una conducción de la CGT", completó el jefe de los judiciales.

"Así como nosotros respetamos la democracia y las autoridades surgidas de la democracia, pretendemos que esos gobiernos que sean democráticos no sólo en las palabras, en el origen del voto, sino en la práctica del diálogo como una forma civilizada y democrática de resolución de los conflictos", concluyó.

Comentá la nota