Peligra la zafra en el Ingenio La Esperanza por una protesta gremial

Peligra la zafra en el Ingenio La Esperanza por una protesta gremial
Un centenar de cortadores de caña, que realizan medidas de fuerza impidiendo el ingreso y salida de camiones cañeros y con azúcar, hacen peligrar la continuidad de la zafra en el Ingenio la Esperanza.

La protesta de estos trabajadores, conocidos como “cuartas”, que trabajan para una empresa contratista, es por el descuento en sus haberes, que sería un subsidio otorgado por el Gobierno provincial. Por eso cerraron todos las puertas de acceso y egreso a la planta fabril existente a pocos kilómetros de la ciudad de San Pedro, impidiendo el ingreso de materia prima, fundamental para la molienda y el funcionamiento de la fábrica de azúcar.

La arrendataria del ingenio llegó a agotar todas las instancias de diálogo para que dejasen ingresar la materia prima y evitar la paralización de la molienda, pero no se pudo liberar la entrada y evitar que se apagaran los trapiches los que cesaron su actividad llegado el mediodía de ayer por falta de materia prima.

Alrededor de las 13, los dirigentes de los “cuartas” habrían acatado el compromiso con el gobierno provincial de levantar la medida de fuerza y hacer un impase hasta el martes, pero la mitad de cortadores, se negó a retirarse y ya sin dirigentes, continuaban en el piquete que se levantó en el portón de báscula, pidiendo una solución inmediata.

Son más de trescientos los cortadores de caña que trabajan para una empresa contratista, y que se apostaron en la mañana de ayer en los portones de báscula de ingenio La Esperanza, impidiendo el ingreso de los camiones que transportan la materia prima para la molienda. La medida provocó la paralización total de la zafra pasado el mediodía cuando dejaron de funcionar los dos trapiches. Según se supo, la medida de fuerza llevada a cabo por los “cuartas” se hizo en reclamo al descuento de un subsidio otorgado por el gobierno mediante el Programa de inserción laboral (PIL). Después del acuerdo, se retiraron unos doscientos y quedaron un centenar de “cuartas” impidiendo la molienda.

Comentá la nota