Península: el SOMU tenía las estancias de la polémica desde hace más de una década

Península: el SOMU tenía las estancias de la polémica desde hace más de una década

Se llaman “16 de Octubre” y “El Progreso” y están ubicadas en Chubut. Entre las dos suman 17 mil hectáreas y cuentan con muy lujosas instalaciones. El edificio principal, con habitaciones en suite y amplias comodidades, fue inaugurado en 2003. Los afiliados no lo pudieron usar porque “quedaba lejos”.

Fuera del edificio, sobre una pared cubierta de pórfido patagónico, una cola de ballena da contenido a un logo con la inscripción “S.O.M.U. Patagonia”. Pero si algo identifica un momento y un lugar es la gran placa de bronce en el interior del edificio con la leyenda “SOMU – Sindicato de Obreros Marítimos Unidos- Establecimiento Ganadero 16 de Agosto. En reconocimiento a la Comisión Directiva y a su Secretario General que logró el engrandecimiento patrimonial de esta entidad sindical”. La placa está fechada el 19 de marzo de 2003 y contiene una lista de más de veinte nombres y cargos sindicales, encabezados por Enrique Omar Suárez.

Red de empresas

Pocas semanas antes de que se cumplieran 13 años de la inauguración del establecimiento ubicado en Península Valdés, el juez Rodolfo Canicoba Corral resolvió la intervención del gremio marítimo y empezó a investigar no sólo el manejo del gremio y de la obra social, sino también de una red de empresas donde “Caballo” Suárez, sus familiares y otros dirigentes tenían participación activa.

Uno de los primeros pasos de la intervención del SOMU fue hacer un registro de los activos del gremio, entre ellos las propiedades que la entidad tenía en Chubut, entre las que se destacan al menos dos campos ubicados en pleno Patrimonio Natural de la Humanidad.

Comodidad

El establecimiento ganadero “16 de agosto” es uno de los dos campos que el SOMU tiene en Península Valdés. Tiene unas 6 mil hectáreas y uno de los datos salientes son las comodidades del establecimiento al que, paradójicamente, nunca habrían tenido acceso los afiliados.

Uno de los integrantes de la intervención, César Zapata, confirmó que el exsecretario general del gremio figuraba como gerenciador de la estancia, a través de la Fundación Azul, de directa relación con el gremio.

La intervención también confirmó que un campo contiguo, “El Progreso”, de 11 mil hectáreas, también es propiedad del gremio. Y se investiga si el sindicato o sus exrepresentantes son propietarios o administradores de un tercer campo, ubicado cerca de Puerto Madryn.

Los primeros datos sobre las propiedades salieron a la luz cuatro años después de la inauguración. En 2007 la revista Noticias publicó una nota dando cuenta de los lujosos campos a los que concurría el titular del SOMU en la Patagonia. El propio Suárez declaraba que el lugar no estaba abierto al público porque para los afiliados del gremio “la Patagonia queda lejos”.

Lujos

El casco principal es una edificación de madera y piedra. Con un estilo rústico, las instalaciones tienen materiales de primera calidad y están equipadas con todas las comodidades necesarias para el alojamiento de huéspedes durante varios días.

Una cocina equipada a full, un salón con amplias mesas, sillones, televisión y habitaciones,todas con baño en suite, según mencionan quienes visitaron el lugar.

Revisación

A principios de marzo una comisión de interventores del SOMU, acompañados por Prefectura Naval Argentina y Gendarmería Nacional visitaron los dos campos para revisar las instalaciones y relevar el lugar. Todo quedó registrado: instalaciones, herramientas, vehículos e insumos, además de un detalle de lo que vieron en su recorrida por las estancias patagónicas que regenteaba Suárez.

La operación de los campos “16 de agosto” y “El Progreso”, junto a una tercera propiedad cerca de Madryn y que se llamaría “San Cristóbal” eran manejadas desde una firma denominada Patagonia Rural SRL, que tuvo como gerente hasta 2009 a Carlos Luis Korol, un contador que figura como empleado de San Jorge Marítima. A su vez esta firma, investigada por el juez Canicoba Corral, está vinculada con una empresa que encabeza el tesorero del SOMU, Juan Manuel Medina, y en donde Suárez también es vicepresidente y su hijastra, directora suplente.

A la espera

Se aguarda un informe oficial sobre la situación de los campos propiedad del gremio marítimo, toda vez que el resumen de lo actuado por la Comisión Interventora Judicial del SOMU durante el primer trimestre de ejercicio no detalla las propiedades del gremio en Chubut, o bien administraban sus exdirectivos, pero reconoce que se contrataban servicios para los campos por montos siderales.

Tampoco detalla que pasará con los campos que el SOMU tiene en la zona noreste de la provincia: si se abrirá al uso de los afiliados o tendrá otro destino.

Coment� la nota