Peones rurales se movilizan en rutas por negativa a aumento

La Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores de la República Argentina (UATRE) ratificó el "estado de alerta y movilización" ante la falta de acuerdo con el Ministerio de Trabajo que no acepta una suba salarial del 35,7 por ciento para el peón rural y, según informó el sindicato, "de manera arbitraria homologó una reducción del 10,7 por ciento del aumento pactado".
"Seguimos en estado de alerta y movilización en todas las rutas", advirtieron fuentes del gremio, tras el fracaso de la reunión en la cartera laboral.

La UATRE indicó que representantes del gremio y las entidades agropecuarias acordaron hace dos meses el aumento del 35,7 por ciento, pero el Ministerio de Trabajo "sin argumentos sólidos se niega a homologar".

"En la reunión que tuvo lugar en la Comisión Nacional de Trabajo Agrario el día de la fecha, el Gobierno no reconoció el acuerdo realizado entre las partes del 35 por ciento de aumento y de manera unilateral, discriminatoria y arbitraria homologó una reducción del 10,7 por ciento del aumento pactado", señaló UATRE en un comunicado.

La UATRE que conduce el duhaldista Gerónimo Venegas afirmó a que "ni el gremio ni las entidades agropecuarias aceptaron dicha homologación y siguen manteniendo el pedido original ya acordado en el mes de septiembre".

Venegas convocó para mañana a una conferencia de prensa a las 11, en la sede central de UATRE (Reconquista 630), en la sala José Roque González, para anunciar los pasos a seguir.

Por la mañana Venegas explicó que la cartera laboral se niega a convalidar el incremento salarial porque aseguran que "es mucho aumento ese, mientras que por otra parte, dicen que el trabajador rural es el más mal pago". "Contradicen su propio discurso, pero los muchachos van a seguir presionando", alertó el rural.

Por esta situación, y previo a la reunión en la cartera laboral, trabajadores rurales y estibadores enrolados en la Uatre, cortaron parcialmente la Autopista Ricchieri y otras rutas y caminos del interior.

El corte de dos carriles mano a capital sobre la autopista Ricchieri que se realizó a la altura del kilómetro 18 en el partido bonaerense de La Matanza, se inició a las 11 y se extendió por más de una hora luego que los trabajadores fueron desalojados por personal de la Gendarmería Nacional, sin que se produjeran incidentes.

Ahí, los peones fueron obligados a formar un cordón a un costado de la calzada lo que permitió ordenar el caos vehicular que se produjo por la protesta.

En este sentido, la presidenta Cristina Fernández lamentó que se hayan tenido que destinar a "cien hombres, destinados a atender la seguridad de otros compatriotas" para desalojar a "cincuenta personas que se retiraron en auto y después se fueron a comer a una parrilla cercana", en un espectáculo que calificó como "mamarrachesco".

"Los argentinos merecemos otro tipo de prácticas políticas y gremiales", señaló la jefa de Estado, en una crítica a la modalidad empleada al gremio orientado por el dirigente duhaldista.

Asimismo, el ministro de Justicia y Seguridad bonaerense, Ricardo Casal, calificó como "una labor impecable" el trabajo realizado por los efectivos de la Gendarmería.

"Fue una labor impecable al liberar los carriles ocupados por los manifestantes. En formación alineada, y sin reprimir, restablecieron rápidamente el tránsito, logrando exitosamente su cometido", remarcó el funcionario en declaraciones radiales En el interior, la medida de fuerza se concretó con cortes parciales de ruta en el Alto Valle de Río Negro, Neuquén Mendoza, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, San Luís y Salta, informó la UATRE.

"Esto empieza como una manifestación y distribución de volantes, pero no sabemos cómo termina, la gente está cansada de la dilación. Somos el único gremio que a noviembre no cerró su paritaria", se quejaron los manifestantes.

Comentá la nota