Peones de taxis, en pie de guerra contra la patronal y la unificación

Peones de taxis, en pie de guerra contra la patronal y la unificación

El personal agrupado en el Sindicato de Peones de Taxis de Córdoba se manifestó contra "la actitud empresarial" de los dueños de las chapas que "no quieren blanquear sus patrimonios" e "incumplen sus obligaciones con los empleados".

El personal agrupado en el Sindicato de Peones de Taxis de Córdoba (Sipetaco) rechazó hoy "la actitud facilista y nefasta de los empresarios" de la actividad, que procuran "arrastrar" a los trabajadores a "una lucha ilegítima para defender sus intereses y acrecentar sus patrimonios".

La organización sindical señaló que "pseudos patrones que tienen 10, 15, 30 o hasta 40 taxis explotan a los peones, a quienes extienden un recibo de sueldo miserable y no les ofrecen cobertura social, además de realizar inspecciones truchadas", expresó un comunicado de la entidad.

"La patronal taxista de Córdoba salta sobre las brasas calientes de una posible reforma de ordenanza, que le impondrá el blanqueo de sus patrimonios y la intimará a cumplir las obligaciones con los empleados. Esos empresarios, de forma insólita, reclaman al personal que salga a la calle a defender lo indefendible", indicó.

Contra la unificación. La organización gremial aseveró que los peones de taxis continuarán defendiendo a ultranza a la actividad y luchando "en rechazo de la unificación encubierta y progresiva", por lo que se pronunció en contra de "las paradas de remises en cualquier punto de la ciudad y de los anillos de exclusión o perimetrales".

También reclamó control del transporte ilegal, el blanqueo de los monopolios del taxi, el cese de la venta de licencias, el rechazo de los leasings y el blanqueo de los trabajadores por la jornada laboral completa para terminar con "los cubre-francos o media jornada, inventados por la patronal solo para evadir".

Los trabajadores adoptaron esas decisiones en una masiva asamblea realizada en la explanada de la vieja terminal de ómnibus.

Comentá la nota