Pérdidas millonarias en los puertos

El conflicto se agrava al llegar a cumplirse el tercer día de bloqueos en el Gran Rosario
SANTA FE.- La protesta dispuesta por la CGT-San Lorenzo, en reclamo de una equiparación salarial para todos los trabajadores portuarios, ocasiona pérdidas millonarias, al paralizar por completo las plantas privadas (puertos y procesadoras) ubicadas en el Gran Rosario, desde Puerto San Martín (Norte) hasta Arroyo Seco (Sur).

Según datos aportados por voceros del sector empresario, la paralización de actividades impide una gran cantidad de exportaciones -la capacidad de molienda cesante es de 110.000 toneladas en las 10 plantas afectadas- y causa pérdidas por el alquiler de los buques que no operan (cerca de 12.000 dólares al día).

La medida de fuerza -que entra en su cuarto día- puede tomar otra dimensión si se concreta el temor del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros de San Lorenzo (SOEA), que no adhiere a la huelga de la CGT-San Lorenzo. Pablo Reghera, secretario general del gremio, aseguró a La Nacion: "Varias empresas ya nos informaron que empezarán a notificar durante las próximas horas las suspensiones de los trabajadores de las fábricas".

La central obrera sanlorencina, conducida por el dirigente de Smata Rosario Walter Cabrera, reclama que todos los trabajadores que cumplen tareas dentro de las terminales cobren el mismo salario que el que establece el convenio del sindicato de aceiteros de San Lorenzo, cuyo monto inicial es de 5000 pesos.

En tanto, el presidente de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara), Alberto Rodríguez, advirtió ayer que la decisión de empezar con las suspensiones en las plantas "no es una medida que pueda tomar la entidad, sino que corre por cuenta propia de cada empresa".

Rodríguez admitió que en el sector "crece la preocupación" por este conflicto, que según dimensionó es "uno de los más importantes de los últimos tiempos; no se recuerda un paro total en todas las plantas".

El titular de Ciara expresó también su "preocupación" por la "ausencia y la lentitud" del Ministerio de Trabajo de la Nación en intervenir en el conflicto, algo que desde la cámara requirieron hace dos días.

A la espera

Si bien el procesamiento de granos en esta época es bajo, muchas plantas contaban con stock para embarcar. Mientras nueve buques esperan amarrados a los muelles de los puertos la resolución del conflicto, otros 12 aguardan en rada su turno para anclar.

El conflicto paralizó los ingresos a Nidera, Bunge, Cargill y Terminal 6, de Puerto General San Martín, y ACA y Molinos de San Lorenzo. Además, se sumaron piquetes frente a las terminales de Dreyfus y Noble, en Timbúes.

Comentá la nota