Persiste la “compleja” situación del sector de la construcción

Persiste la “compleja” situación del sector de la construcción

El secretario general de la Uocra en Tandil, Daniel Sagrera, habló de la realidad del sector y confirmó que permanece la preocupación en la construcción por despidos y la situación económica que están atravesando los trabajadores ante la cantidad de aumentos en los distintos rubros. “Hay bastante incertidumbre”, advirtió, y aspiró a que pronto se reactive la actividad porque “el poder adquisitivo se ha perdido y mucho”.

Lo dijo en diálogo con “Tandil Despierta” (programa de Eco TV y Tandil FM 104.1 de El Eco Multimedios). En primer lugar, el dirigente gremial planteó que en estos últimos meses “ha habido un parate significativo” de la actividad en Tandil, a raíz de la especulación con el precio del dólar que frenó “bastante” las obras.

Por otro lado, también mencionó el problema de las familias que salieron sorteadas en las distintas líneas de créditos del Procrear y a las que hoy el dinero que el Banco Hipotecario les otorga “no les alcanza” para poder arrancar o avanzar con la construcción de su vivienda. “Algunas obras están prácticamente paradas”, lamentó.

Si bien Sagrera no pudo brindar un porcentaje exacto sobre la baja en la producción en Tandil, afirmó que “a nivel nacional, hay casi 90 mil o cien mil despedidos”.

Contó que “hay una obra que tenemos nosotros, desde Mar del Plata hasta el sur, en toda nuestra zona en Tres Arroyos, que está parada hace ya más de dos meses, en la que tendrían que estar trabajando más de 400 trabajadores y en la que hoy hay sólo treinta”.

En la ciudad, mencionó el último reclamo alzado desde la Uocra ante los despidos de treinta trabajadores de la constructora Eleprint, en el proyecto urbanístico de las 628 viviendas del Procrear, quienes finalmente fueron reincorporados. En cerca del 70 por ciento de avance de obra, planteó que ahora están esperando a ver qué es lo que pasará con “las dos casas modelos” que esa empresa debe construir para poder avanzar con las restantes.

Las expectativas

De cara a los próximos meses, sostuvo que “la situación es bastante compleja, es un panorama bastante incierto”, por lo que aspiró a que “surjan obras públicas nuevas y demás para que se pueda reactivar, pero ya el poder adquisitivo se ha perdido y mucho”.

En cuanto al índice de desempleo en la construcción, advirtió que en la ciudad no disponen de una estadística, ya que -por ejemplo- “cuando despidieron el otro día a veinte trabajadores de Eleprint que no fueron reincorporados, se los reubicó en otras obras”.

Sin embargo, admitió que cada vez es más difícil reubicarlos, a diferencia de lo que ocurría el año pasado, que “salían de una obra y se metían en otra”, pero hoy “hay mano de obra especializada que está esperando para trabajar”.

La baja laboral en el

desarrollo urbanístico

Puntualmente en el desarrollo urbanístico, detalló que “hoy debe haber alrededor de 500 personas y en 2015 había muchísimas más. Este barrio debe haber llegado a tener 1800 trabajadores, es más, se tuvo que traer mano de obra de afuera en lo que eran oficiales armadores y carpinteros”.

Sin embargo, desde enero hasta hoy afirmó que “no dejamos que traigan más gente de afuera, a no ser que en esa especialidad no tengamos. Hoy por hoy la gente que entra tiene que ser de Tandil”.

El aumento

acordado

Por último, Sagrera confirmó que en el marco de la paritaria nacional, el gremio de la construcción acordó “un 22 por ciento, a partir de abril hasta septiembre, y están hablando de sentarse nuevamente en septiembre”. A priori, lanzó que “ya con este porcentaje se ha perdido muchísimo el poder adquisitivo”.

Sin demasiada definición por el momento, insistió con que “en septiembre se sentarían de vuelta y están hablando de que podría haber un 15 por ciento más, pero todavía no lo sabemos”.

En cuanto a la escala salarial, detalló que “hasta antes de este aumento, el ayudante cobraba 38,42 pesos la hora; el medio oficial 41,85; el oficial 45,39; y el especializado 53,27 pesos. Más allá de esos valores, a veces acordamos con las empresas pagar un poco más sobre la hora. Y además sobre la comida, hemos conseguido que paguen 40 pesos de comida, por día, a todos los que estén trabajando en la obra. Y en obras que van apareciendo, tratamos de sentarnos porque esta tabla salarial quedó muy abajo y llegar a algún acuerdo salarial con las empresas que a veces no es tan fácil”. 

Comentá la nota