Personería gremial para los metrodelegados

Personería gremial para los metrodelegados

La decisión del Ministerio de Trabajo de la Nación se publicaría mañana en el Boletín Oficial

Toda limitación que pueda dejarse al próximo Gobierno se dejará. Ésa bien podría ser la impronta del ministro de Trabajo, Carlos Tomada, que según varias fuentes ya firmó el reconocimiento de personería gremial para los metrodelegados, en rigor denominados Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Agtsyp). La confirmación se publicaría mañana en el Boletín Oficial.

La paradoja es que el reclamo no es nuevo, sino que se inició hace dos años en los cuales gran parte del tiempo el expediente vivió en confortables cajones diseñados por el kirchnerismo en el poder. Pero ahora, justo cuando llega el momento de vaciarlos para la mudanza, llegaron los apuros.

La noticia tendrá impacto en varios sectores. Primero, en el gremialismo. La poderosa Unión Tranviarios Automotor (UTA) perderá la representación de los trabajadores del subte porteño ya que en el derecho sindical argentino no existe la posibilidad de que dos gremios convivan en una actividad. Los metrodelegados serán los encargados de negociar paritarias, establecer condiciones laborales, declarar las medidas de fuerzas y recaudar la cuota sindical.

En segundo término, podría haber consecuencias para los usuarios. El flamante gremio, que tiene un origen en los partidos de izquierda y no en el peronismo, es algo más propenso a las medidas de fuerza.

"Igualmente esto no se puede predecir. Sin personería, la única manera de ser escuchados era mediante asambleas o medidas de fuerza ya que no tenían la representación. Si Tomada firma la medida, habrá otro diálogo entre la patronal y los sindicalistas", dijo una fuente que participó en el largo proceso que se podría coronar mañana, como cuentan en el Ministerio, con la publicación en el Boletín Oficial.

Polémica a la vista

Click Aqui

El tema no está exento de polémica. Sucede que para que la representación de los trabajadores cambie de manos, el derecho laboral establece un procedimiento de compulsa. En esa instancia el sindicato que la pretende debe demostrar que cuenta con, al menos, un 10% más de afiliados que el sindicato que la ostenta.

De ahí que los metrodelegados hablan de 1850 afiliados sobre un total de 3000 que tiene la actividad en el subte. Según pudo saber LA NACION, de acuerdo con uno de los últimos registros, la UTA tiene en este momento alrededor de 1300 afiliados activos a los que se les hace el respectivo descuento para la cuota sindical.

La gran polémica podría darse ya que la compulsa o cotejo nunca se llevó a cabo. "Sería un escándalo que se otorgue la representación sin esa audiencia", dice un abogado que estuvo cerca del expediente. El encuentro entre los gremios estaba fijado para el 22 de diciembre de 2014, pero fue suspendido por el Ministerio de Trabajo por una apelación de la UTA ante la Cámara de Apelaciones. La Justicia rechazó el recurso y regresó el expediente a la cartera que dirige Tomada para determinar cuál es el sindicato que cuenta con mayor cantidad de afiliados.

Desde entonces, el recuento nunca se llevó a cabo. Todo se complica con los adherentes a los metrodelegados. Sucede que en los registros no es posible determinar el número, ya que no existe un listado de aportantes debido a que Metrovías, en este caso única empleadora, no realiza retención de las contribuciones al sindicato. De ahí que aquella audiencia sea tan importante para la finalización del trámite.

De acuerdo con la legislación vigente, la medida no podría tomarse. Para llamar a una audiencia de compulsa se debe notificar, en este caso a la UTA, 20 días hábiles antes. Luego se abren los tiempos para las impugnaciones y las contestaciones de uno y otro lado.

Pocos días separan a la entrega del mando y ya ningún procedimiento de derecho podría funcionar. Pero si algo ha demostrado el kirchnerismo es que cuando la voluntad es grande, hasta la ley más dura puede ceder.

Comentá la nota