Pesimismo por el inicio de las casas de la CGT

El delegado regional reveló que los planes de viviendas para los gremios están virtualmente detenidos en su ejecución por problemas financieros.
En cuanto a los planes de viviendas que los gremios esperan con ansias, Cabello fue muy directo al decir que “la verdad es que hay pocas posibilidades que comience la construcción de las viviendas anunciadas por el gobierno”.

El dirigente explicó que “se estás haciendo una modificación en el fideicomiso y es lo que ha retrasado un poco la construcción de los primeros nuevos barrios” y aunque dijo que “esperamos que en el transcurso de los próximos días vamos teniendo alguna noticia más clara respecto de esto, no debo dejar de reconocer que es muy difícil”.

Ante una pregunta, el titular cegetista dijo que “no conozco la problemática en profundidad, pero parece que no se harán por ahora, porque en el Anses, hay algunas modificaciones hemos tratado de hablar con el ministro Strada para que nos explique, pero nos dijo que en los próximos días nos recibirá para ver que pasa”.

CGT

Sobre las últimas noticias acerca de la relación entre la CGT nacional y el gobierno de Cristina de Kirchner, Cabello reconoció que “a nivel nacional la relación está pasando por un distanciamiento, debido a una puja de poderes, porque no tenemos que dejar de reconocer que después de Néstor Kirchner, el hombre con más poder en la Argentina, política y gremialmente es Hugo Moyano, que es con quien él compartía opiniones y con quien nunca iba a tener problemas”.

No obstante ello, dijo que “después de la muerte de Néstor, me parece que se empezaron a agitar algunos fantasmas de algunas personas, porque es la política es así” y que “esto llevó a un distanciamiento y el diálogo está como congelado y me parece que si sigue así todo, hay muchas cosas que nosotros tenemos que decir de ellos que ellos no pueden decir de los gremialistas”.

Aunque dijo que “esperemos que con todo esto no se llegue a ninguna cosa fuera de lugar”, apuntó que “así como se están haciendo oídos sordos a muchos problemas de los trabajadores del lado de la presidenta vamos mal y esperemos que no se avance más, porque a todos nos conviene que nos vaya bien en la Argentina y es el anhelo de todos”.

Igualmente y ante una consulta, Cabello consideró que “no creo que haya un ambiente tan nervioso o álgido como para hacer un paro nacional”, pero dijo que “si es cierto que hay unos reclamos que ya están tocando fondo, teniendo en cuenta la deuda millonaria que mantiene el gobierno con el sistema de obras sociales, principalmente las sindicales, donde los gobiernos de todas las provincias y de la nación, no nos pagan en tiempo y forma y están provocando un vaciamiento a las obras sociales a las cuales, por ejemplo en la construcción, se le está debiendo casi 1.000 millones de pesos”.

Comentá la nota