Petroleros, ante el más político de los conflictos

Guillermo Pereyra, el sindicalista neuquino que integra el directorio de YPF (por ahora) lanzó una nueva advertencia de paro. El tema es simple: no hay noticias sobre el reclamo de 32 % de aumento salarial. La resolución, seguramente es más compleja.
El secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros de Río Negro, Neuquén y La Pampa, advirtió este martes que su gremio podría convocar a un paro, debido a que la paritaria del sector “está muy complicada”. Sin embargo, sostuvo en las mismas entrevistas radiales que no sabe si se llegará a efectivizar la medida. “Hace 10 años que no tenemos una huelga”, dijo.

El sindicato de Jerárquicos de la misma actividad, por su lado, ya resolvió ir al paro: lo anunció para el viernes, más o menos por las mismas razones. No tienen respuesta a sus reclamos salariales.

Así, queda evidenciado que el paro es una advertencia política, en un sector de la economía altamente politizado a partir de la intervención directa del Estado. A esta altura, un paro petrolero más que afectar a las empresas afectaría directamente al gobierno nacional. Y esto se sabe perfectamente en el sindicato.

El gremio pretende un ajuste salarial del 32 por ciento pero, según Pereyra, “estamos en el punto cero después de cuatro meses de discusión”.

“La paritaria está muy complicada. La actividad está complicada. Es que con el decreto que permite un mayor control del Estado nacional sobre los hidrocarburos, se avasallan los derechos de las provincias”, reiteró el sindicalista.

Pereyra -quien a la vez es representante de los trabajadores en el directorio de YPF- cuestionó al titular de esa petrolera, Alfredo Galuccio: “no se ha hecho notar todavía. Si bien es cierto que hay movimientos en la empresa, equipos que están llegando, no hemos tenido todavía un avance”, evaluó.

Pero aclaró que en la compañía “la convivencia es buena con el sector del trabajo. Hay fuertes discusiones, cada uno defiende su posición. A partir del momento en que me ofrecen un puesto en YPF, aclaré que yo soy del sector de (Hugo) Moyano. No tuve ningún tipo de presión ni nada por el estilo”, dijo.

En declaraciones radiales, el sindicalista admitió que, a pesar de la amenaza de paro, “normalmente este tipo de medidas no se llegan a cumplir, por la intervención del Ministerio de Trabajo. No tenemos una huelga desde hace diez años”.

Comentá la nota