Petroleros anuncian plan de lucha para presionar por definición de las paritarias

El gremio denunció que las petroleras frenaron la discusión por la medida que las obliga a liquidar divisas en el país. Las empresas ven avanzada de Moyano detrás del conflicto
Los trabajadores petroleros de Neuquén, Río Negro y La Pampa, donde se concentran los principales yacimientos del país, se movilizarán hoy para definir una serie de medidas de fuerza ante lo que denuncian como una “decisión intempestiva” de las empresas del sector de suspender las negociaciones paritarias por el nuevo convenio colectivo de la actividad.

El plan de lucha que resolverá el gremio petrolero conducido por Guillermo Pereyra incluiría la paralización de la producción en los yacimientos y pondría en suspenso la paz social firmada en el sector, conflicto que de extenderse podría generar problemas en el abastecimiento de combustibles.

Pereyra explicó a El Cronista la decisión de disponer medidas de fuerza se tomó luego de que en la reunión paritaria de la semana pasada las empresas anunciaron que interrumpirían la negociación, una determinación que, según comentó el sindicalista, estaría motivada en la reciente decisión del Gobierno de obligar a liquidar el 100% de sus exportaciones en el país. “Oficialmente nadie nos explicó las razones por las cuales se paró la negociación, pero informalmente sabemos que las petroleras están aduciendo un problema por la liquidación de divisas que fijó el Gobierno”, señaló el sindicalista.

Desde las petroleras, desmintieron cualquier relación entre la negociación paritaria y la disposición oficial por la liquidación de divisas y afirmaron que la reunión de la semana pasada fue postergada por decisión del propio sindicato. “Las empresas no se levantaron de la negociación. Como se planteó que no había una respuesta a todos los reclamos del gremio, el propio Pereyra decidió suspender la reunión”, afirmaron las fuentes. En el sector empresario también vincularon la decisión sindical de avanzar con medidas de fuerza con el distanciamiento y los cortocircuitos entre el Gobierno y el jefe de la CGT, Hugo Moyano, con quien está alineado Pereyra.

Ante ese panorama, el gremio resolvió convocar para esta tarde a una multitudinaria movilización frente a la sede sindical en la ciudad de Neuquén, donde posteriormente se realizará una asamblea para definir las medidas a seguir. “Siempre hemos sido prudentes en nuestro accionar, pero esta actitud (de las empresas), claramente violatoria de los más elementales principios que hacen al mantenimiento de la paz social, transgrede también los códigos que deben primar en las negociaciones entre las empresas y el movimiento obrero organizado”, apuntó el sindicalista.

La negociación entre el gremio y las petroleras por el nuevo convenio colectivo de la actividad se iniciaron en julio pasado, luego de definirse el incremento salarial anual. Sin embargo, en los últimos meses las partes no lograron avances significativos que permitieran tener listo el nuevo convenio antes del 30 de noviembre. Al respecto, Pereyra señaló que sigue sin resolverse el reclamo sindical por el sistema de recategorizaciones, el aumento del adicional por zona que cobran los trabajadores del sector y la incorporación del personal de seguridad que cumple funciones en los yacimientos dentro del convenio petrolero. A esa cuestión, se agrega la polémica discusión por la inclusión en el convenio de una cláusula de participación de los trabajadores en una parte de las utilidades de las empresas, un beneficio que el gremio suscribió semanas atrás con la compañía Fox Petrol.

Por su parte, desde las petroleras se quejaron de que el sindicato pretende que en la actual negociación se fijen los lineamientos del aumento salarial de 2012, una discusión que –sostienen en las compañías– recién se debe dar el próximo año.

Comentá la nota