Petroleros: Ávila habló del gremio y de las adicciones en el sector

Petroleros: Ávila habló del gremio y de las adicciones en el sector
Frontal, Jorge “Loma” Avila contó a Jornada cómo será su gestión al frente del Sindicato del Petróleo y Gas privado. Proyecta “asesorar” a los trabajadores a la hora de invertir sus sueldos y reconoce casos de adicciones y de cáncer por uso de tóxicos en la industria.
Jorge Antonio Avila (49) se dice orgullosamente petrolero, un dirigente de base curtido en la boca del pozo y que llegó, sin quererlo, a ser el máximo dirigente del gremio que exhibe con orgullo, un padrón de casi doce mil afiliados y que mueve la aguja de la economía regional. El secretario general del Sindicato del Petróleo y Gas Privado del Chubut sucede en el cargo al histórico Mario Mansilla, tras una interna que dejó heridas sin cerrar y en un año, particularmente difícil en cuanto a las decisiones sobre el hidrocarburo, eje productivo y fuente generadora de recursos para la provincia y el país.

“La prioridad será cambiar la obra social porque hoy tenemos graves problemas que son difíciles de resolver. La única forma de hacerlo es que nosotros nos independicemos y podamos tener el acompañamiento del gobierno provincial y nacional. Más allá que los puestos laborales y la situación de la Cuenca es difícil no deja de ser una cuestión económica. La obra social nos toca a nosotros porque somos responsables de la salud de nuestros afiliados”, dice a Jornada en el arranque de una charla exclusiva.

“La obra social es un sentimiento. Cuando un trabajador se pasa doce horas en el campo, quiere llegar a su casa y si tuvo un problema, que se lo hayan sacado adelante. Si los médicos no atienden, no hacen estudios o hay que atenderse en Caleta Olivia se genera una psicosis. Hay casos de internaciones en Caleta y de familias que deben viajar hasta allá para ir a verlos. Eso lo heredamos de la gestión anterior”.

¿Se puede reactivar el bloque patagónico con el resto de las regiones productoras de petróleo?

- Está la posibilidad y existe. Aún no nos hemos puesto de acuerdo en algunos planteamientos en los últimos días y por eso no lo anunciamos en la asunción. Nos tomaremos el tiempo que sea necesario porque queremos que sea algo sustentable en el tiempo para todos. Y no solamente para un solo sector.

¿Cuándo le lleva “acomodarse” en el cargo y comenzar con la conducción del sindicato?

- Nosotros nos pusimos un plan de cien días. En éste lapso ya tenemos que tener una gestión estable, transparente ya con beneficios para nuestra gente.

¿Cuál es la prioridad en materia de obras?

- Tener la clínica propia y expandirnos hacia la zona norte, que es dónde se va nuestra gente. Como proyecto está armar un gimnasio en esa zona, tener una farmacia social y algunos médicos de turno para atender. El crecimiento de la ciudad va hacia allá y nosotros, tenemos que ir atrás para prestarle servicios a los afiliados. También compraremos lotes y veremos cómo hacemos las viviendas ya sea con gestión de Provincia o Nación para que se nos cobre una cuota mínima.

¿Cuál es la relación que tiene hoy el Sindicato Petrolero con el poder político tanto a nivel provincial como municipal?

- Fijese que no estuvieron (el gobernador Buzzi y el intendente Di Pierro) en la asunción. Son indicadores que marcan el clima que se crea. Nosotros si bien acompañamos en algunas cosas, no vamos a hacer lo que ellos digan. Tenemos nuestra propia decisión, somos independientes económicamente y no necesitamos de ningún gobierno, ni nada. El gremio tiene inclusive la fuerza para voltear a cualquiera de los que hoy está gobernando. Tienen que entender que ellos nos necesitan a nosotros. Y no nosotros a ellos.

¿Cuál es la relación entre el Sindicato con la mayoría de las operadores que trabajan en la Cuenca del Golfo San Jorge?

- Mala. Y es producto de las heridas que dejó la campaña. Nos estamos tratando de recomponer. Nosotros no vinimos a ser enemigos de nadie pero tampoco amigos u obsecuentes. Queremos que se dé lo que corresponde, no pediremos ni más, ni menos pero sí que se le dé al trabajador lo que se merece.

¿Cuáles son esas heridas que entiende, pudieron quedar abiertas?

- Había otros compromisos en la gestión anterior. Esto no lo ignora nadie. Había obsecuencia hacia la gestión empresarial algo que nosotros no haremos. No haremos lobby ni por PAE que tiene un problema real y debemos darle una mano. Lo entendemos así porque de los 20 mil trabajadores petroleros, 11 mil trabajan en sus yacimientos. Y no podemos ignorar eso. Más cuando YPF anunció que no hay inversión para Comodoro Rivadavia. Al no tener inversión de la otra operadora principal empresa, debemos defender la fuente de trabajo y en ese sentido, estamos obligados a defender a Pan American.

El hecho de que se puedan bajar equipos y la posibilidad de que pudieran producirse despidos ¿lo toma como una amenaza o advertencia?

- Eso es parte de una estrategia política. No hay crisis de petróleo. Eso es algo que está “inventado” entre Pan American y el gobierno nacional. Si uno tiene cuatro hijos, debe darle lo mismo a cada uno. Y eso en éste caso no sucede. El petróleo vale 80 dólares para algunos y 28 para otros. Esto no pasa en ningún lugar del mundo. La economía tiene que ser sustentable y el petróleo debe generar rentabilidad a todos.

¿Es real entonces la posibilidad de un próximo conflicto en el sector?

- Sí, si es que no podemos mantener la paz social, con trabajo, manteniendo los salarios y los puestos laborales. Hoy no tenemos garantizada la estabilidad laboral. Si Comodoro perdiera 2 mil puestos significaría un impacto económico difícil de afrontar ya que hablamos de 2 mil sueldos de cómo mínimo 15 mil pesos. Acá la economía está basada en los sueldos del petróleo, sino no se explica porqué está todo tan caro. También ocurre en el resto de la provincia. Acá nos hemos contaminado y nadie nos defendió. Si no habría petróleo, quizás tendríamos minas. Y estoy convencido de que si se termina el petróleo, la minería es lo que viene.

¿Cuál será el rol que el Sindicato tendrá en cuanto a la representatividad de organismos como Petrominera?

- Nosotros somos peronistas y siempre estaremos dispuestos poner nuestros mejores hombres en función del crecimiento del trabajador petrolero y de la ciudad. En eso no vamos a escatimar nada. Si algún día nos piden algo, lo vamos a ceder. Tenemos gente responsable para que ocupe los cargos que tenga que ocupar. El que va del Sindicato no irá a mendigar un puesto porque necesite plata. Irá para defender los intereses de los afiliados. Económicamente no necesitamos pedirle nada a nadie.

¿A dónde apunta la creación de la Comisión de la Mujer, una novedad dentro de la organización sindical?

- En los últimos tres años hemos tenido trescientas mujeres dentro del sindicato y con mucha proyección de seguir creciendo. Y las necesidades de la mujer son distintas a las del hombre por el embarazo, los hijos y demás. Son cosas distintas y por ahí somos muy machistas e ignoramos completamente esto. Necesitamos que las mujeres nos acompañen, que nos enseñen y aprender entre todos, cómo se defiende esto.

¿Cuál será el primer pedido formal que le formulará como secretario general al gobernador Buzzi?

- Ya se lo hicimos. Que se ponga los pantalones largos y comience a defender los intereses de Chubut y deje de quedarse callado con el gobierno nacional. Hay cosas que las tenemos que defender. Y quizás sea un signo de porqué no estuvo en la asunción nuestra…

¿Cómo observa la política petrolera a nivel nacional?

- No existe sino no estaríamos en ésta crisis. Las políticas se hacen de acuerdo a la inversión de cada empresa y cómo ven ellos a cada operadora. Así como nosotros hemos estado alguna vez mejor que otras provincias, hoy la situación se revirtió. Antes la crisis estuvo en Neuquén y hoy les toca a ellos estar mejor que nosotros. Nos toca quedarnos con la peor parte y por eso, tenemos que prepararnos para afrontar está realidad. Si hubiera una política de petróleo igualitaria, no pasaríamos por estos vaivenes.

¿El petróleo alguna vez se agotará como recurso?

- No creo que se termine. Llevamos más de cien años y nadie sabe cuánto se llevaron. Lo que sí creo es que vendrá un nuevo combustible que en su momento reemplazará al petróleo porque es cierto que el costo para extraerlo es cada vez más caro. Esa es una realidad.

¿Cuál es el lugar que hoy ocupa la Cámara de Empresas Regionales de Servicios?

- No existe. No pudieron poner un punto en la Ley de Hidrocarburos. Y trabajan solamente para facturar, les interesa el día a día, ni siquiera la región. El presidente que tienen es una vergüenza. Cada uno trabaja por sus propios intereses y no por el interés común, es el gran error de la Cámara. No tiene identidad propia, siempre fueron esclavos de las operadoras porque eso les conviene. El sufrimiento después lo tiene el trabajador porque no se le entrega ropa, seguridad ni los comedores. Si se juntaran todas las empresas de servicios, la operadora sería rehén. Acá es al revés porque se prestan al juego. PAE con Los Dragones debió darle servicios a las Pymes desde acá y sin embargo, apareció Manpetrol porque en un negocio cerrado, el presidente de la Cámara dijo que no se iban a hacer cargo.

¿Le molestó que su antecesor en el cargo no le haya entregado personalmente el sindicato?

- Sí aunque no lo demostré. Me molestó. No esperaba de él ni de cualquiera de los que estaba. Me dio bronca venir al sindicato y que una empleada de seguridad me entregara las llaves. Después otra empleada me dio los libros. Hay muchas cosas para mirar. En éste momento se está realizando una auditoría contable y veremos cómo estamos.

Comentá la nota