Petroleros piden fin de la intervención del Sindicato, pero el gobierno nacional no se la otorgará

Petroleros piden fin de la intervención del Sindicato, pero el gobierno nacional no se la otorgará
Hace algunos meses hubo intenciones de reclamo para que se reestablezca el Sindicato de Petroleros Privados y que la entidad vuelva a manos de sus trabajadores. En ese momento el hermetismo de la Federación y del gobierno nacional bloquearon toda posibilidad de restitución del gremio a los afiliados. Nuevamente se movilizan los petroleros y sus mujeres.
“El control del sindicato de petroleros de Santa Cruz es fundamental para el gobierno nacional y más ahora que YPF es del Estado. Manejan unos 8 mil afiliados, eso no es solo “caja” sino poder control. La intervención llegó para quedarse, eso es así y hay que reconocerlo; al menos hasta que los Kirchner se vayan o ante una presión muy grande de los propios trabajadores que haga peligrar la estabilidad económica de la zona y eso afecte a la producción”. Estas palabras se las dijo a OPI un ex dirigente sindical del gremio petrolero, hoy muy cercano al gobierno nacional, que contó con lujos de detalles, cómo el gobierno presiona para quedarse con el poder sindical, una herramienta clave para afianzar el poder.

Hoy gran parte de los afiliados petroleros de Santa Cruz se quejan de estar sin representación gremial, pero hay un sector que por omisión, le otorga a la Intervención Federal que se hizo cargo de la entidad el 25 de abril de 2011, la posibilidad de seguir afectando los derechos elementales de los trabajadores, toda vez que la Federación Argentina Sindical del Petróleo Gas y Biocombustibles, a instancias del Ministerio de Trabajo de la Nación, intervino con el compromiso de “normalizar”; sin embargo a más de un año y medio, no hay señales de que ello vaya a ocurrir. La entidad ha incumplido todos y cada uno de los términos y compromisos asumidos, porque nunca estuvo en su ánimo devolver la estructura a los trabajadores, quienes se quejan de que nadie los representa y que los servicios son altamente deficientes.

Nuestra fuente aseguró que “mientras no haya un movimiento masivo y un reclamo general de los trabajadores, la cosa no va a cambiar”. Por esta razón, en estos días se iniciaron nuevos reclamos de sectores minoritarios dentro del ámbito petrolero, inclusive con toma de las sedes del sindicato, como en el caso de Río Gallegos.

En zona norte, las mujeres de los petroleros pidieron “a los hombres que se pongan los pantalones” y reclamen por la normalización definitiva del gremio, con el correspondiente llamado a elecciones, en tanto que en Caleta Olivia un grupo de afiliados al sector elaboró una carta al Gobernador Peralta para que interceda ante la Federación con el fin de solicitar el llamado a elecciones sindicales y de esa manera dar cumplimiento a la ley.

Objetivamente y ante la situación política actual, no existen chances reales de que el Gobernador Peralta pueda realizar algún trámite efectivo en este sentido, teniendo en cuenta que Alberto Roberti de la Federación, es un elemento afín al gobierno nacional y que la vinculación de esa Federación con la política K es muy fuerte, al punto que, de acuerdo a lo manifestado por nuestra fuente “fue una estrategia ordenada desde el propio gobierno nacional para quedarse con el control del sindicato”. En Santa Cruz hay mucha historia de intervencionismo del gobierno kirchnerista, en organismos y entidades gremiales, que jamás se normalizaron ni volvieron a sus verdaderos dueños. A nivel nacional, el “modelo” también se está repitiendo.

Comentá la nota