Los petroleros presionan por el bono de fin de año

Los petroleros presionan por el bono de fin de año

Los gremios y las empresas trataron de acercar diferencias en Buenos Aires.

Las empresas productoras de petróleo y los gremios del sector seguían anoche el tire y afloje sobre la forma que tomará el bono de fin de año, que surgió como alternativa para frenar el paro con el que habían amenazado las entidades sindicales.

Ayer volvieron a verse las caras en reuniones que se prologaron durante buena parte de la tarde.

Al cierre de esta edición, la negociación continuaba y no había un pronunciamiento acerca de la forma y los plazos de aplicación de la variación en los salarios.

Esta negociación surgió como una alternativa para frenar, al menos por el momento, el ímpetu de los trabajadores de las diversas cuencas hidrocarburíferas, que tienen la suba del piso de Ganancias entre ceja y ceja.

Como una suerte de paliativo que también permitiera actualizar los salarios del sector afectados por la inflación, la semana pasada, en el Ministerio de Trabajo, el planteo derivó en la posibilidad de un bono de fin de año.

Para el sindicato del Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa debería ser de 50.000 pesos, y a pagar en tres cuotas entre enero y marzo.

Según trascendió, ese monto habría resultado excesivo para la cámara que agrupa a las empresas del sector.

En este contexto, trascendió que podrían llegar a pagar hasta 30.000 pesos, aunque no hubo ningún ofrecimiento formal que se hiciera público durante la negociación de ayer, de la que participaron todos los sindicatos petroleros del país.

Si bien logró frenar la discusión de Ganancias, está claro que lo que se termine de cerrar en este ámbito de negociación, en principio por tres meses (con un acuerdo salarial en plena vigencia que vence el 31 de diciembre), podría ser tomado como una señal para otros gremios que estarían dispuestos a reclamar subas de fin de año.

En eso radica parte de la importancia de este ámbito de negociación. Está claro, también, que esta serie de reuniones dejaron en “suspenso” un paro, como el que estaba previsto para la semana pasada, que una vez más hubiera provocado pérdidas millonarias.

No obstante, en medio de las dilaciones, algunos referentes gremiales salieron a fogonear la posibilidad de retomar el plan de lucha si no hay una oferta en las próximas horas. Es el caso de Jorge Ávila, dirigente sindical de Chubut. “Si no hay acuerdo en lo inmediato, volveremos a las medidas directas”, había declarado antes de la mesa de negociación con las empresas desarrollada ayer.

Coment� la nota