Pichetto aseguró a los sindicalistas que apoyará sus proyectos contra despidos y por ganancias

Pichetto aseguró a los sindicalistas que apoyará sus proyectos contra despidos y por ganancias

"Vamos a acompañar con solidaridad plena sus planteos", prometió el jefe de bloque del peronismo.

Los líderes de las cinco centrales obreras fueron al Senado y consiguieron un pleno respaldo del peronismo para avanzar con leyes que atemperen los efectos del ajuste del gobierno de Macri sobre los trabajadores.

“Desde el bloque de la mayoría vamos a acompañar con solidaridad plena los planteos que hicieron”, anunció sin vueltas Miguel Pichetto, jefe del bloque peronista.

“Creemos que como se dio el resultado electoral, es imprescindible un acuerdo de gobernabilidad con las provincias y un acuerdo económico social con los representantes de los trabajadores y síndicos”, agregó el rionegrino, marcándole la cancha al Gobierno para que se siente a negociar un pacto de gobernabilidad amplio.

Los sindicalistas ya habían recibido en Diputados el respaldo de todos los bloques opositores, con el apoyo del Senado terminan de despejar el camino para sus proyectos.

Los principales reclamos de los sindicatos son la suba del mínimo no imponible de Ganancias luego que la última modificación del Gobierno les quedara corta; la emergencia ocupacional para impedir los despidos, la universalización de las asignaciones familiares y el 82% móvil a las jubilaciones.

La semana pasada los gremios consiguieron unimpactante respaldo de toda la oposición de Diputados para avanzar en esas iniciativas, una mayoría más que suficiente. Sumado ahora el apoyo del peronismo del Senado, los líderes gremiales sólo tienen que trabajar palmo a palmo con los legisladores para conseguir lo que quieren.

Con estos apoyos, al gobierno sólo le quedaría el veto de Macri a las inciativas, lo que lo dejaría en una posición de extrema impopularidad y ante el riesgo de que las cámaras insistan por los dos tercios.

Esta tarde al menos Cambiemos mandó legisladores, a diferencia de Diputados, donde no hubo ni radicales ni macristas.

Tampoco aportaron grandes definiciones. “Tenemos que generar más empleo”, simplificó el radical santacruceño Alfredo Martínez.

Los sindicalistas ya se habían despachado contra el Gobierno. “Los despidos avanzan y hay una tremenda inflación, que afecta los salarios”, diagnosticó Hugo Moyano.

“Necesitamos una agenda social frente a una crisis que no tiene precedentes, porque no sólo ataca al que pierde el empleo, sino que golpea al conjunto de la clase trabajadora”, advirtió Hugo Yasky, de la CTA.

Su par Pablo Michelli, de la CTA autónoma, recordó lo mal que la están pasando los estatales con los despidos.

Juan Carlos Schmidt, del sindicato de Dragado y Balizamiento, exigió “de una vez por todas” discutir un nuevo sistema tributario. Y el bancario Sergio Palazzo detalló los despidos que ya impactan en su sector, lo mismo que el líder de UPCN, Andrés Rodríguez y el metalúrgico Antonio Caló.

“No quiero ser crítico del Gobierno que está empezando, pero en este camino no vamos a la pobreza cero”, sostuvo el metalúrgico. Siempre amenazante, Barrionuevo pidió ayuda para “que no tengamos que lanzar un plan de lucha”.

No esperaba que lo cruzaran feo como lo hizo la misionera Patricia Giménez, del Frente para la Victoria. “Ustedes lo trajeron a la presidencia. Háganse cargo”, le recriminó. Barrionuevo recogió el guante: “Yo no trabajé para el gobierno de Cambiemos. No tengo nada que ver con lo que usted dice. Mi rótulo dice sindicalista y peronista”, aclaró.

Comentá la nota