Pichetto y el Nº 2 de la CGT de Moyano, a solas cara a cara

Pichetto y el Nº 2 de la CGT de Moyano, a solas cara a cara
Giro del kirchnerismo o giro del moyanismo. Esa es la duda que dejó en varios ámbitos políticos una reunión a puertas cerradas, cara a cara, celebrada herméticamente en las últimas horas entre el jefe de la bancada en el Senado del Frente para la Victoria, Miguel Ángel Pichetto, y el senador electo por Neuquén y Nº 2 de la CGT opositora, Guillermo Pereyra.

La primera confirmación del encuentro fue del sindicalista petrolero, que no hizo caso a la recomendación médica de reducir su actividad política por 30 días, tras permanecer internado por un Accidente Isquémico Transitorio (AIT) semanas atrás. Según dijo el moyanista a la emisora neuquina LU5, en la reunión le anticipó a Pichetto cuál será su posición y la de su compañera Lucila Crexell en la Cámara alta.

"Entendió que ni Lucila (Crexell) ni yo somos anti nada", explicó el secretario general adjunto de la CGT Azopardo. "También le expliqué que en todo lo que tenga que ver con Neuquén, vamos a tomar una posición muy dura", agregó.

Pereyra y la hija de la fallecida intendenta de San Martín de los Andes, Luz María Sapag, asumirán sus bancas por el Movimiento Popular Neuquino (MPN) en el próximo recambio legislativo, previsto para los últimos días de noviembre o primera semana de diciembre. El 27 de octubre pasado el MPN derrotó al FpV por más de 20 puntos porcentuales, unos 70.000 votos. Pereyra y Crexell obtuvieron 41,92% frente al 20,59% del kirchnerista Marcelo Fuentes, que igualmente renovó su sillón.

Una de las consignas que más promovió el cegetista en campaña fue la eliminación del Impuesto a las Ganancias, un tema que generó urticaria en el Gobierno y que es bandera política en el moyanismo. "Él (por Pichetto) sabe mi posición con respecto a los temas de los trabajadores", reveló Pereyra al aventurar que insistirá en el Senado con la supresión del "impuesto al trabajo". También avanzaría con un proyecto de ley sobre la parte secreta del acuerdo entre YPF y Chevrón.

Sintético, Pereyra también comentó qué le dijo el senador K: "Me propuso articular una agenda entre Neuquén y Río Negro porque tenemos problemáticas comunes".

En diálogo con ámbito.com, desde el entorno de Pichetto también confirmaron la reunión, pero evitaron dar detalles. "Fue un almuerzo informal", resumieron y descartaron cualquier tipo de especulación, en referencia a los signos políticos que representa cada uno. Desde que Moyano rompió relaciones con el kirchnerismo, tras la muerte de Néstor Kirchner, que no había trascendido la concreción de un encuentro de alto voltaje a solas como este. Es más, el diálogo entre la CGT del camionero y la Casa Rosada eran nulos.

En paralelo a esta revelación aparecieron esta tarde pintadas en Bariloche que promueven una fórmula kirchnerista para 2015, con el sello de FpV y un expreso apoyo a Cristina: "Daniel Scioli presidente, Pichetto, vicepresidente. Que quede claro nuestra líder es Cristina". La misma fuente, sobre la expresión callejera, desconoció el origen de la brocha, minimizó la reacción del rionegrino ante las fotos difundidas por los medios y negó vínculos con la reunión con Pereyra. "Pichetto vive en Río Negro, camina la provincia, ve todo y lee todo, está al tanto de eso", dijo superescueto a este medio. "No va a salir a decir nada", agregó y se llamó a un incómodo silencio.

Comentá la nota