La CGT le pide a Corpacci que intervenga por los despidos en Coca Cola

A través de una nota, la Confederación General del Trabajo (CGT) delegación local, solicitó a la mandataria que interceda en favor de los trabajadores afectados; en principio procurando que puedan mantener su fuente de trabajo en esta empresa, o que se logre su reubicación en otros emprendimientos productivos locales.

Tucumán Nº 714 – C. P. 4700 - San Fernando del Valle de Catamarca San Fernando del Valle de Catamarca, 11 de junio de 2012 Sra. Gobernadora de la Provincia Dra. Lucía Corpacci Su Despacho De nuestra consideración: Nos dirigimos a Ud. para plantearle la gravísima situación laboral por la que hoy atraviesa cerca de un centenar de trabajadoras de la embotelladora local de la gaseosa “Coca Cola”, quienes se manifestaron frente a la planta de la empresa esta Capital, ante el conocimiento cierto y concreto del envío de, por lo menos, 80 telegramas de despidos.

Al respecto, le recordamos que “The Coca-Cola Company espera que todos sus empleados cumplan con la ley y actúen con ética en todos los aspectos”, se explica en el Código de Ética de esta empresa multinacional, de origen estadounidense, que en estos días está asestando una grave herida al corazón de la clase trabajadora catamarqueña, dejando a casi un centenar de compañeros sin trabajo, y a sus familias sin el sustento para sostener la dignidad de sus humildes hogares.

Esta empresa, Sra. Gobernadora, que por años estuvo obteniendo suculentas ganancias con su embotelladora “Catamarca-Rioja Refrescos”, y, por qué no decirlo, era orgullo para nuestra provincia, hoy por necesidades puramente mercantilistas ha decidido levantar su planta de producción de aquí para trasladarla a un mega emprendimiento en Tucumán, sin tener en cuenta el sufrimiento y desconsuelo en que quedan cientos de catamarqueños; muchos de ellos con 30 y 35 años de lealtad a la misma firma que ahora los despide sin contemplaciones.

“Es imposible dar marcha atrás con este proyecto”, le dijo hoy a la prensa el responsable de Recursos Humanos de “ARCA - Salta Refrescos”, el nuevo nombre de la “Coca Cola” en el NOA; cuando apenas quince días atrás uno de sus directivos, el Sr. Suaya había manifestado que “Coca Cola no se vá de Catamarca”, y que incluso “tiene intenciones de ampliar su planta en la zona de la Av. Circunvalación ‘Néstor Kirchner’, porque en actual localización (en la Av. Acosta Villafañe) ya no era un sitio adecuado para su desenvolvimiento empresarial.

Puras mentiras y comunicaciones engañosas para evitar la organización y reacción de los trabajadores, ante lo que ha es una decisión tomada por parte de la multinacional. ¿Dónde quedó el Código de Ética, que reclamaba honestidad a sus trabajadores?, o la ¿Política de Derechos en el Lugar de Trabajo con Dignidad?, declamados y difundidos pomposamente, y donde la “Coca Cola” aseguraba que “valoramos la relación que tenemos con nuestros empleados”, que “el éxito de nuestro negocio depende de cada uno de los empleados que forma parte de nuestra empresa global”, o que “asumimos el compromiso de promover lugares de trabajo abiertos e incluyentes, basados en derechos humanos reconocidos en el lugar de trabajo, en los cuales se valore a todos los empleados y se les motive para que lleguen a su mejor nivel posible”.

Todo ese palabrerío se derrumbó en Catamarca. Acá ya no existe “la Política de Derechos en el Lugar de Trabajo de The Coca-Cola Company”, que “se guía por las normas internacionales de derechos humanos, incluida la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Declaración de la Organización Internacional del Trabajo relativa a los Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo y el Compacto Global de las Naciones Unidas”, como señala la “Coca Cola” en sus falsos folletines de engañoso merchandising.

Puro artificio y macaneo insostenible, Sra. Gobernadora; de allí que recurrimos a Ud., Compañera Lucía para que interceda en favor de los trabajadores afectados; en principio procurando que puedan mantener su fuente de trabajo en esta empresa, o que se logre su reubicación en otros emprendimientos productivos locales, sin necesidad del desarraigo y el abandono de sus seres queridos como le propone la “Coca Cola”. Sin otro particular, la saludamos con atenta consideración y respeto

Comentá la nota