La CGT pide definiciones a Scioli sobre Ganancias

La CGT pide definiciones a Scioli sobre Ganancias

Daniel Scioli escuchó la recomendación: marcar matices respecto del Gobierno nacional en algunos temas y abrirles el juego a los dirigentes que lo respaldan para profundizar esa agenda en el segundo tramo de la campaña electoral.

Uno de sus consejeros fue el jefe de la CGT oficialista, Antonio Caló, quien puso como ejemplo la necesidad de definiciones sobre el Impuesto a las Ganancias, resistido por todo el arco sindical. 

La charla fue el domingo por la tarde en la Casa de Gobierno de Tucumán, mientras el candidato presidencial del Frente para la Victoria aguardaba con impaciencia los resultados electorales junto con dos colegas gobernadores, el salteño Juan Manuel Urtubey y el entrerriano Sergio Urribarri, y el director ejecutivo de la ANSES, Diego Bossio. El planteo deCaló tuvo acogida del resto de los interlocutores, aunque Scioli evitó responder si seguirá esa línea. 

Caló aprovechó el domingo el tiempo con el bonaerense para intentar un mayor involucramiento del gremialismo peronista en la campaña del oficialismo. La CGT que encabeza planea realizar el mes que viene un nuevo acto de apoyo al postulante, como el que llevó adelante la Mesa Sindical el 30 de julio pasado en el predio de Costa Salguero. En este caso, el metalúrgico imagina una convocatoria en una fábrica, con Scioli como orador central, y con la expectativa de escuchar de su boca anuncios sobre la eventual modificación del gravamen

Hasta ahora, los gremialistas que lo respaldan lograron del candidato garantías de palabra sobre ítems clave: prometió sostener el modelo sindical de monopolio de representación y de negociación por actividad; aseguró la continuidad y el eventual fortalecimiento del esquema de obras sociales, y afirmó que mantendrá la dinámica de discusión salarial a través de paritarias, tres pilares que mantuvieron los Kirchner en doce años. 

Según Caló, en la nueva etapa de la campaña el gobernador debería abordar temas pendientes que deja la actual administración de modo tal de seducir el voto independiente. Al tope de ellos, para el gremialista, figura Ganancias. En la misma línea, Urtubey y Urribarri sugirieron incorporar en la agenda las problemáticas de algunas economías regionales y dar cuenta de inconvenientes actuales en materia productiva y laboral. Por caso, el salteño contó que en su provincia suele dar por hecho que en una eventual administración de Scioli bajarán las retenciones sobre algunos productos de economías regionales, y reconoció que no esperó para enunciarlo una autorización del Gobierno.

Ninguno de ellos planteó un discurso confrontativo con el Ejecutivo, pero sí la necesidad de exhibir un perfil más propio. Recordaron, en esa línea, que Scioli lo había hecho apenas asumió la vicepresidencia con Néstor Kirchner, algo que le valió una sanción prolongada en el tiempo bajo el formato de ninguneo e indiferencia por parte del patagónico. 

Caló redondeó su recomendación: en algunos temas el postulante podría mostrar matices, y en los más sensibles -que eventualmente podrían incordiar el núcleo más duro en torno de Cristina de Kirchner- dejar que otros dirigentes que lo apoyan sean quienes marquen las diferencias para sumar voluntades entre los indecisos. En la CGT oficialista, de todos modos, dijeron que el planteo del metalúrgico corrió por su cuenta y que no fue acordado en la denominada "mesa chica".

Comentá la nota