La CGT pide al Gobierno un bono de fin de año por decreto para no ir al paro

La CGT pide al Gobierno un bono de fin de año por decreto para no ir al paro

La conducción sindical elevó ese planteo al Ejecutivo y espera mañana una respuesta en el encuentro que mantendrá con Prat-Gay, Triaca, Cabrera y Quintana

La de mañana será una jornada clave para que la CGT defina si persistirá en su estrategia de diálogo con el Gobierno o avanzará en el terreno de la confrontación con el llamado a un paro general. En esa disyuntiva la conducción de la central obrera inscribió la ronda de reuniones que mantendrá mañana con funcionarios de primera línea del gabinete de Mauricio Macri, en donde espera hacerse de una señal concreta respecto a la posición que adoptará el Gobierno ante el paquete de reclamos sindicales. "Si tienen una propuesta la conversamos, sino el paro está a a vuelta de la esquina", advirtió un referente de la cúpula cegetista tras la reunión que mantuvo ayer la "mesa chica" de la entidad para consensuar la posición que llevarán al encuentro con el Gobierno.

La primera reunión será a media mañana en el Ministerio de Trabajo con la presencia del anfitrión Jorge Triaca y el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, a los que se sumarán el coordinador de la jefatura de Gabinete, Mario Quintana, y el ministro de Producción, Francisco Cabrera. Horas después, entrada la tardecita, los gremialistas mantendrán en el sindicato de Sanidad una conversación de tono más informal con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. "La idea es tener el pulso de cuál será la respuesta del Gobierno para definir los próximos pasos", tradujo otro dirigente de la conducción gremial que encabeza el triunvirato compuesto por Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña.

Concretamente la aspiración sindical es conseguir definiciones oficiales sobre dos reclamos básicos. En primer lugar, el pedido para que el Gobierno disponga el pago generalizado de un bono de fin de año para estatales, jubilados y beneficiarios de planes sociales, que sea extendido a su vez al sector privado con un suplemento para trabajadores en relación de dependencia, a cargo de las empresas. Para ello, la CGT propuso en conversaciones con varios funcionarios la vía de un decreto presidencial similar al esquema que fue utilizado por la gestión de Eduardo Duhalde, que dispuso en diciembre de 2002 el pago de un bono de $ 200 para todos los trabajadores. Esa alternativa requiere, de mínima, sumar a los principales sectores empresarios a una mesa de diálogo para analizar las condiciones del eventual suplemento reclamado por la conducción cegetista.

El otro planteo que desvela a los gremialistas apunta a lograr la excepción del medio aguinaldo de diciembre del pago del impuesto a las Ganancias. Si bien plantean su disposición a analizar el proyecto del Gobierno para reformular las alícuotas del polémico tributo a partir del próximo año, iniciativa que Prat-Gay presentó ayer a los gobernadores (ver página 7), en la central obrera advierten que "hay cuestiones más urgentes que no pueden esperar y se deben resolver ahora", insistió un portavoz sindical.

En esa línea, el gremialista remarcó que "hacen falta un par de medidas contundentes, gestos ya y ahora" para descomprimir el creciente escenario de malestar social y asegurar un fin de año sin conflictos. "La pelota la tienen ellos y tienen que resolver", añadió. También Schmid reforzó esa idea y sostuvo que "dependerá de la lapicera" del Poder Ejecutivo la posibilidad de que haya o no un paro general en los próximos días.

Comentá la nota