La CGT le pide a Scioli eximir de Ganancias a los salarios menores a $ 30.000

Martínez y Caló dijeron que un sueldo inferior a $ 30.000 no debería estar alcanzado por el impuesto y adelantaron que habrá una fórmula de actualización automática

La CGT oficialista tiene la promesa del candidato a presidente del Frente para la Victoria, Daniel Scioli, de que modificará el mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias por ley y pidió eximir del tributo a los trabajadores que ganen menos de $ 30.000 por mes.

"En principio, un salario de 30.000 pesos no tendría que estar pagando impuesto. Hoy, como emergencia directa, concreta", dijo Gerardo Martínez, secretario general de la Uocra e integrante de la mesa sindical que acompaña a Scioli. "Estudiando un anteproyecto de ley probablemente se conforme una fórmula polinómica con distintos aspectos para determinar si un salario paga o no el impuesto", continuó el sindicalista, en diálogo con radio América.

Semanas atrás, la CGT oficial se llevó de Scioli la promesa de modificar la cuarta categoría del impuesto a las Ganancias por ley. "El pedido que le hizo la mesa sindical fue reformular de una vez por todas la tablita de Machinea. Estoy casi convencido de que lo va a hacer", dijo Antonio Caló, secretario general de la CGT, a radio América.

El sindicalismo quiere una ley que eleve el mínimo no imponible y las deducciones, y que tenga mecanismos de actualización. "Si la facultad (de actualizar Ganancias) la tiene el Poder Ejecutivo, los trabajadores dependeremos siempre de lo que pueda resolver el Poder Ejecutivo. Nosotros queremos planificar qué hacer con el salario. Que haya una ley y que todo el mundo sepa lo que tiene que pagar", prosiguió Caló.

El impuesto a las Ganancias quedó desfasado. El mínimo no imponible es de $ 15.000 y en mayo, el Gobierno elevó por decreto las deducciones en un 30%. Pero quienes ganaban menos de $ 15.000 en agosto de 2013 están exentos del tributo, aunque su salario se haya incrementado desde entonces.

Caló, por otra parte, desestimó realizar un pacto social con empresarios para controlar salarios. "En Argentina ya tuvimos un pacto social cuando estaba en vida el general Perón y (José Ber) Gelbard era el ministro, y fracasó. Los pactos de cúpula no sirven; los acuerdos deben ser por actividad", dijo.

Comentá la nota