Piden otro jury contra Carniello aunque, ahora, para echarlo

Piden otro jury contra Carniello aunque, ahora, para echarlo

La semana pasada, el fiscal zafó de un pedido de desafuero. Ahora, basado en el mismo caso, otro colega pide un nuevo proceso.

Otra vez el fiscal Daniel Carniello al Jury de Enjuiciamiento. Hace menos de una semana, el tribunal político rechazó un pedido de desafuero del magistrado. A fin de mes, ese mismo tribunal deberá tratar la remoción de Carniello pedida por la Procuración General de la Suprema Corte.

Cabe señalar un detalle: la Procuración no es lo mismo que el procurador Rodolfo González, ya que éste se excusó de participar en este expediente, por la relación previa que no se sabe si los une o separa. El procurador subrogante es el fiscal de la Segunda Cámara del Crimen, Darío Tagua.

Carniello era el titular de la 16° Fiscalía de Delitos Complejos y a fines de noviembre fue cambiado a la Fiscalía 12 de Guaymallén por orden del jefe de todos los fiscales, el procurador general González, por una supuesta serie de irregularidades cometidas en causas que Carniello tramitaba en Delitos Complejos.

Al momento de separarlo de esa dependencia, González mandó los antecedentes al fiscal Gustavo Pirrello para iniciar una investigación penal y ordenó otra pesquisa administrativa que comanda Tagua por la defección de González.

El jueves pasado el Jury trató el pedido de desafuero y el 31 de marzo sería la fecha para que el Jury trate la remoción de Carniello, pedida por Tagua.

La seguidilla de presentaciones contra el fiscal Carniello, todas vinculadas de una u otra manera con el procurador general González, son la comidilla no sólo en el Poder Judicial sino también en los otros poderes del Estado. Nadie puede evitar pensar que las desgracias de Carniello tienen algo que ver con cuestiones familiares: el fiscal fue pareja de la hija del procurador.

Pero, además, está claro que esta pelea esconde otro enfrentamiento más grande al interior del Poder Judicial que es mirado con atención y también con extrañeza desde los otros poderes. La pelea es en la Suprema Corte de Justicia y en el medio de la tormenta vuelve a aparecer el nombre de González como la causa de la grieta judicial.

“A González algunos lo odian y otros lo bancan”, decía ayer uno de los extrañados observadores de la pelea. El fiscal Carniello, además de ser ex yerno, sería un alfil del grupo que defenestra al procurador.

La presentación de Tagua no agrega nada nuevo acerca de las supuestas irregularidades que habría cometido Carniello. Habla de escuchas telefónicas hechas por la Justicia Federal que llegaron a manos de González; habla de la relación estrecha entre Carniello y un supuesto estafador que el fiscal investiga y que esa causa estaría durmiendo en un cajón justamente por este vínculo.

Desde el entorno de Carniello se admite cierta cercanía argumentando que Enzo Diego Stuto (el supuesto estafador) ha ofrecido buenos datos que permitieron al fiscal resolver otros crímenes.

El mismo fiscal dice que en esa situación deben estar la mayor parte de sus colegas de la provincia, no sólo por el vínculo con “dateros” sino también con causas demoradas, pero que no se nota el mismo celo de parte de González.

El destino de Carniello está otra vez en manos del Jury. La semana pasada el pedido era para sacarle los fueros y que el fiscal Pirrello lo siguiera investigando.

El tribunal que juzga políticamente, conformado por los siete miembros de la Suprema Corte, siete diputados y siete senadores, entendió que para investigar un supuesto delito no hacía falta sacar los fueros a Carniello y que cuando hubiera elementos suficientes para probar que el fiscal había cometido un delito, se podía avanzar en el desafuero.

Aunque los hechos en que se basa son los mismos, ahora se pide directamente el despido.

Comentá la nota