Piden que se revisen cambios

El conflicto de Atsa se suscitó en el Centro Sanitario "Carlos Alvarado".
El desplazamiento hacia otros sectores de personal jerárquico del área de Carnet Sanitario, desencadenó ayer una protesta de dirigentes de Atsa en el Centro Sanitario 1 “Carlos Alvarado”, que funciona en dependencias del Ministerio de Salud de la Provincia. El gremio se expresó a favor de los cambios que se vienen produciendo por los pacientes que allí se atienden a diario, pero aseguró que no acompañarán las modificaciones inconsultas que trastoquen la tarea cotidiana de los empleados.

“Parecería ser que las variantes que se están realizando apuntan al personal del escalafón general y que existe un ensañamiento contra ellos”, afirmó la secretaria general de Atsa, Yolanda Canchi, al ser consultada sobre el reclamo gremial, que apenas iniciado mostró picos de tensión y dejó como saldo el empapelamiento con pedidos de renuncia de la pared exterior de la oficina del director del Centro Sanitario, Rafael Romano.

La remoción de un grupo de empleados disparó el malestar de los gremialistas, quienes se instalaron en uno de los pasillos que posee el edificio de la cartera sanitaria y determinaron, previa consulta con las bases, un paro para hoy de 24 horas. A media mañana, los dirigentes, encabezados por Canchi, fueron recibidos en su despacho por el secretario de Salud Pública, Marcelo Abud, quien en compañía de Romano escuchó los planteos del sector y se comprometió a revisar la situación.

Tras la reunión y en diálogo con El Tribuno de Jujuy, la gremialista no objetó la capacidad que pueda tener el director en temas de gestión, pero sí puso en dudas sus conocimientos en lo que respecta a la sanidad, “donde todo es más sensible que en cualquier otra área del Estado”. “El introdujo algunos cambios con el supuesto consenso del personal, pero aparentemente esto no fue así”, remarcó.

Canchi aclaró que los cambios y las sanciones que se están aplicando despertaron un gran malestar en el personal y en el gremio. “Los controles y modificaciones que se pretenden realizar tienen que ser para todos por igual y no como sucede habitualmente, de abajo para arriba”, apuntó, a la vez de señalar que en estos casos “a los de arriba nunca les toca el turno”.

Dijo que si existen sospechas sobre el desenvolvimiento del personal en un área tan importante como lo es Carnet Sanitario “los primeros que deben poner la cara son sus responsables”.

Comentá la nota