Pidieron una audiencia a Lunghi por la situación de la industria metalmecánica

Pidieron una audiencia a Lunghi por la situación de la industria metalmecánica

El secretario general de la UOM Tandil, Carlos Romano, junto a la comisión directiva del gremio, solicitó una audiencia con el intendente Miguel Lunghi para analizar la situación crítica que atraviesa la industria metalmecánica.

En diálogo con El Eco Multimedios, Romano explicó que a raíz de un llamado que recibió hace aproximadamente 20 días del coordinador de Industria, Comercio y Servicios, Marcos Guazzelli, para interiorizarse del tema de la industria metalmecánica, se reunieron y lo pusieron al tanto de la situación que atraviesa el sector.

PUBLICIDAD

“Yo le anticipé todo lo que venía pasando y lo que podía llegar a suceder y después no tuve ningún llamado más”, indicó.

La audiencia

Por lo tanto, en comisión directiva tomaron la determinación de solicitar una audiencia con el Intendente porque “vemos que la situación se puede llegar a complicar más de lo que está”.

“No solamente la industria metalmecánica se está complicando para nosotros, sino también se le puede llegar a complicar muchísimo al oficialismo, al Intendente”, advirtió.

Quiebre de la obra social

En ese contexto, sostuvo que “nosotros vemos y tenemos documentación necesaria para decir que en Tandil se ha creado como una especie de 10 ó 15 empresarios que no pagan ni la obra social, ni sindical, ni seguro desde hace muchísimos años. Entonces lo que estamos viendo es que nos están llevando a un quiebre de nuestra obra social”. 

Consideró que eso “puede repercutir mucho en el Hospital y la salud pública, entonces nos preguntamos cómo puede ser que la mayoría de los empleadores de Tandil esté regularizada y haya 10 ó 15 empresas que no pueden pagar pero nunca han presentado complicaciones en lo que es la producción. Ellos producen, despachan y venden. Nosotros no elegimos ni los clientes ni lo que cobran, ni nada, pero no sabemos porqué no pagan”.

“Hay un estudio jurídico que les ha dicho que presenten toda la documentación de 2011 a la fecha. Es decir, que piden cinco años pero seguro que hay 10 años fácil, incluso algunas empresas más”, anticipó.

Estimó que la deuda supera los 20 millones de pesos, entre social, seguro y sindical. “Ni hablar de los aportes previsionales, porque si no pagan esos tres rubros, me imagino que el aporte previsional tampoco lo pagarán”, especuló.

Frente a este panorama, deseó que el intendente Miguel Lunghi les otorgue la audiencia “cuando él crea conveniente, no sólo para plantearle esto, sino también que estamos viendo que algunas empresas se pueden llegar a complicar, y principalmente ver si nos puede dar una mano con aquellos compañeros suspendidos”.

Al respecto, planteó que “encima que los suspendieron, había empresarios que no querían pagar un solo peso. Tuvimos que tener dos o tres audiencias, decirles cuáles eran los problemas que tenían esos compañeros y ver si de parte del Municipio o de Provincia o Nación nos pueden dar una mano con todos estos compañeros suspendidos”.

“Se ha resentido el salario y no sólo eso, más toda la remarcación y devaluación que hay, se nos complica cada vez más”, concluyó.

Comentá la nota