La DGE pidió postergar la paritaria y en el SUTE se enojaron

La DGE pidió postergar la paritaria y en el SUTE se enojaron
El Gobierno postergó el encuentro provocando la reacción de los docentes, que amenazan con no empezar las clases. Gremios denunciaron otras irregularidades.
La postergación, sobre la hora, del primer encuentro paritario del año, entre representantes de la Dirección General de Escuelas (DGE) y el Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE) provocó el enojo de los gremialistas directamente involucrados, pero también generó dudas en aquellos que tienen expectativas en estas negociaciones, de cara a sus propias pretensiones sectoriales.

Es que muchos lo consideraron como un ensayo del comportamiento que tendrá el Gobierno en las reuniones que en pocos días comenzarán a desarrollarse, por lo que esta suspensión convalida la hipótesis de que será, como mínimo, un año "complicado".

Postergación y probable paro

Ayer debía empezar la paritaria docente, pero minutos antes de la hora fijada para el cónclave, llegó a la Subsecretaría de Trabajo una nota en la que el Gobierno pedía que se suspendiera el inicio para el 21 de enero, debido "a las complejidades" de los temas a tratar.

El problema es que los temas a tratar son datos que el SUTE había pedido al Ejecutivo y que, se supone, deberían ser de uso corriente: cantidad de docentes estatales, cargos y horas cátedra. Al menos eso dijo el secretario sindical adjunto, Gustavo González.

"Queremos discutir estructura salarial, más allá del piso que se fije a nivel nacional", explicó González, informando que lo que buscaban era empezar a trabajar en una propuesta global para eliminar las "cláusulas de garantía".

¿Qué son esas cláusulas? Después del arreglo del año pasado, con un piso de $ 3 mil, quedaron docentes recién iniciados en la carrera, sin alcanzar el piso con los ítems habituales. Entonces se estableció esa cláusula, para que todos obtuvieran el monto inicial.

Así que el primer round entre la administración pública y docentes, terminó en escandalete.

Más allá del enojo, que implicó la amenaza de no iniciar las clases si siguen las demoras, el SUTE siempre firma acuerdos similares a los que cierra la Ctera con el Gobierno nacional, discusión que aún no arranca, por lo que seguramente habrá más postergaciones.

Lo que sí parece molestar al SUTE es que el tope previsto a nivel nacional sea del 20%, porcentaje que para González (a cargo de las negociaciones por las vacaciones de Javier Guevara), es escaso. "Se puede comenzar a discutir a partir del 20%, pero no se aceptará si ofrecen ese porcentaje", dijo.

En 2012 la discusión arrancó en 18%, que fue el acuerdo que firmó Ctera y en Mendoza lograron un incremento promedio del 24%. Después llegaron las paritarias de salud y administración central y el acuerdo docente quedó minimizado ante los incrementos logrados por ATE y Ampros, por lo que el secretario general Guevara pidió la reapertura de paritarias.

El SUTE obtuvo una reparación en setiembre, para llegar a un 28%, pero sin llegar al 35% de ATE, por lo que la conducción gremial no atraviesa un buen momento.

Sin embargo, sería extraño que el SUTE rompiera lanzas con el Gobierno local, cuando ha sido el gremio más amigo en los últimos años (tanto con Celso Jaque como con Francisco Pérez). Además, la Ctera es parte de la CTA más cercana al Gobierno nacional.

Mal comienzo

El hecho de haber postergado el encuentro fue tomado por los distintos gremios como un mal inicio, sobre todo cuando varios de ellos pretenden aumentos de hasta 50%, mientras que el Gobierno baraja propuestas treinta puntos inferiores.

Para González, lo sucedido en la Subsecretaría de Trabajo fue "una desprolijidad y una falta de respeto", ya que los representantes de la DGE podrían haber llevado "lo que tuvieran" y ahí mismo decidir, en conjunto, la postergación si era necesaria.

En tal sentido, y entre otros reclamos, como el de discusiones "democráticas y libres", otros representantes gremiales mostraron su punto de vista.

"Si el gobierno plantea propuestas concretas y sin dilaciones, es posible discutir", destacó el secretario general de los judiciales, Carlos Ordóñez, para quien el año será "difícil", dado los fuertes montos que se pedirán, por lo que no puede haber desencuentros.

Algo similar opinó Carlos Simón, secretario gremial de ATE, al reconocer que 2013 será "complicado" para estas discusiones y resaltó que esta actitud con los docentes "lo confirma", aunque también se quejó por la nula participación que se dio a su agrupación en la reunión (ver aparte).

Mientras tanto, desde Ampros, su conductora, Isabel Del Pópolo, consideró que "esto va mal" porque "no se puede dejar a un gremio esperando", aunque también se mostró sorprendida de que Guevara no asistiera a la paritaria.

Comentá la nota