La CTA pidió un salario mínimo de $ 9.000 y rechazó límites a la protesta

La CTA pidió un salario mínimo de $ 9.000 y rechazó límites a la protesta
La central sindical opositora también apoyó el reclamo salarial de los docentes.
Con el telón de fondo del paro docente en la Provincia, la CTA opositora llevó adelante ayer un paro nacional con movilizaciones en todo el país. En la Ciudad arrancó temprano, poco después de las 7, con un corte que duró dos horas frente al Congreso. Por la tarde, las columnas se concentraron en el Obelisco para marchar a las 17 a un acto en la Plaza de Mayo, donde el titular de la CTA, Pablo Micheli, reclamó un salario mínimo de 9 mil pesos y llamó a “defender la lucha de los docentes”. Con duras críticas a la presidenta Cristina Kirchner (“ella legaliza el robo de los salarios”, disparó) advirtió que “si no cambia la política económica, vamos a empujar hasta que se vayan todos ”.

Alejado de la “unidad de acción” que tuvo el año pasado con el camionero Hugo Moyano, Micheli logró acuerdos para movilizar ayer con organizaciones sociales y partidos de izquierda. Así, al acoplado que se cruzó en la Plaza dando espaldas a la Casa Rosada, y que hizo de escenario improvisado, se subieron varias decenas de dirigentes y antes que Micheli hablaron Daniel Menéndez (Barrios de Pie), el diputado nacional Néstor Pitrola (Partido Obrero), el diputado porteño Alejandro Bodart (MST) y Juan Carlos Alderete (CCC). Había también banderas del PTS y del Nuevo Mas y de varias filiales de los docentes de Suteba.

Un punto en común fue el rechazo a la iniciativa que lanzó Cristina Kirchner el 1° de marzo ante el Congreso, que busca limitar las protestas callejeras a través de un proyecto que pretendería consensuar con bancadas de la oposición. “Hace tiempo que este gobierno congeló planes sociales y le hace pagar la crisis a los jubilados. Por eso estamos en las calles”, sostuvo Alderete.

“No vamos a abandonar las calles, no vamos a permitir que los trabajadores sean la variable del ajuste”, dijo en su turno Micheli, que le apuntó por igual a la Presidenta y a Mauricio Macri: “Piensan que se puede parar al pueblo con represión”. Sostuvo que Cristina Kirchner es “vocera” de “la extorsión de los empresarios poderosos del país” que “dicen que si pedimos más de la cuenta pueden venir despidos”. “Que suerte tienen estos tipos”, ironizó.

La CTA reclama además del 35 por ciento de aumento salarial, 3 mil pesos de aumento de emergencia y “una paritaria abierta, según la realidad del país”, expresó Micheli quien advirtió que los incrementos que se logren podrían ser devorados en unos meses por la inflación. Según cuentas de la CTA, durante la jornada se movilizaron 500 mil personas en cien ciudades de todo el país.

En la marcha desde el Obelisco a la Plaza, a la cabeza y bajo las banderas de la CTA, se vio también a Vilma Ripoll (MST), el legislador porteño Marcelo Ramal (PO) y el diputado nacional Claudio Lozano, quien venía de integrar con otros legisladores de la oposición la comitiva que acompañó a la Presidenta a la asunción de Michelle Bachelet en Chile.

Comentá la nota