Pignanelli apuntó contra el Partido Obrero

El gremio de Ricardo Pignanelli honra su alianza con la Casa Rosada, desde antes de conformarse la CGT de Antonio Caló y a la par del resurgir de las automotrices de 2003 a la fecha.

 Dentro de esa jugada consideran que Gestamp es un punto de partida del Partido Obrero y otras fuerzas de izquierda para “atomizar” conflictos en otras compañías. “Los despidos los provocaron esos muchachos. ¿Qué tiene que hacer el Partido Obrero en la puerta de una fábrica?”, se preguntó. En lo troncal la dirigencia mecánica subrayó que la avanzada en Gestamp no encontró eco en otros trabajadores lo cual señalan como algo más que una muestra “contundente”. Pignanelli, como líder de Smata, argumentó su hipótesis sobre la intención de “la izquierda” para potenciar el conflicto. “Es una prueba piloto de lo que el Partido Obrero está pensando hacer en las empresas de autopartes. Esos militantes no tienen la más mínima noción de que se trata de una empresa que iba camino a meter u$s50 millones en tecnología, y tomar entre 600 y 700 laburantes más”.

Lejos de micrófonos, mientras tanto, en la sede que Smata posee en la avenida Belgrano vislumbran que de los delegados de Gestammp “sólo queda uno por arreglar su desvinculación” ya que los otros dos acordaron su salida de la empresa. También reseñan que los operarios que subieron a grúas para arrojar proyectiles a compañeros de trabajo “pusieron precio” a su retirada. La máquina de versiones suele presentar desde lo improbable hasta lo llamativo, y en ese rincón tuvo realce anoche el trascendido que en algún partido de izquierda también remarcaban que Gestamp se normaliza en pocas horas…

Comentá la nota