Pignanelli descartó liderar la otra CGT y dijo que apoyará a Caló

Pignanelli descartó liderar la otra CGT y dijo que apoyará a Caló
El jefe de Smata se desentendió de las versiones sobre que su nombre podría reemplazar al titular de la UOM como secretario general de la cental oficialista
El jefe del Sindicato de Mecánicos (Smata), Ricardo Pignanelli, negó hoy que vaya a reemplazar al secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) Antonio Caló, como candidato a liderar la Confederación General del Trabajo (GGT) oficialista y aclaró que "no" tiene intenciones de buscar ese cargo.

"La verdad, a cualquier gremialista le gustaría dirigir la CGT", admitió en principio el gremialista. Sin embargo, enseguida añadió: "Pero tengo muchos sueños por cumplir dentro de mi gremio".

De todos modos, no descartó que pueda asumir esa aspiración en el futuro. "No sé. Si dentro de un par de años se da la cosa podría ser, pero hoy quiero cumplir con los compañeros que me eligieron", planteó en declaraciones a radio 10.

Hacia el final del reportaje, cuando le preguntaron si Caló seguía siendo el candidato de la Casa Rosada para liderar la CGT oficialista, reforzó: "Sí, sí. Para mí sí". Y afirmó: "Caló seguramente va a tener el apoyo nuestro".

EQUILIBRIO

A la hora de hablar de los "logros" del Gobierno, Pignanelli manejó un delicado equilibrio. Destacó los "avances", pero advirtió que "queda mucho por hacer". "Este modelo nos dio mucho trabajo, pero falta un montón de trabajo por dar y un montón de inclusión por hacer", ejemplificó.

"Tenemos que lograr una política de Estado que camine sola, políticas de Estado duraderas, más allá de los gobiernos que pasen. Siga Cristina o no siga Cristina, la idea es que las políticas de Estado buenas continuen, porque si no, volvemos para atrás de vuelta", razonó. Y planteó que en esa "tarea" el movimiento obrero "tiene que ser un actor fundamental".

COMER POR $6

En ese marco, Pignanelli rechazó de plano el cálculo del Indec según el cual 6 pesos alcanzan para cubrir las cuatro comidas, aunque volvió a hacer equilibrio. "Eso no lo comparto. Todos sabemos que no se puede comer con 6 pesos", se apuró a contestar. Y completó: "Todavía falta un montón. Si caminás el país, ves que hay progreso, se empezaron a dar vuelta las economías. Ahora, son tantas las necesidades que ¿por dónde empezas?", se preguntó.

Por otra parte, el gremialista opinó que, tarde o temprano, las facciones en las que quedó dividida la CGT a partir de la ruptura entre Hugo Moyano y la Casa Rosada, harán las paces. "Creo que en el fondo va a tener que pasar eso en algún momento, en algún momento nos vamos a tener que juntar todos. Creo que unidos es mejor", concluyó..

Comentá la nota