Pignanelli no quiere ir contra Caló y crece la idea del triunvirato

Pignanelli no quiere ir contra Caló y crece la idea del triunvirato
El mecánico no se decide, y comunicó a sus pares que no quiere liderar la CGT. Barrionuevo se incorpora.

La interna por la conducción de la CGT Balcarce tendrá esta semana otro capítulo. Ricardo Pignanelli, líder de los mecánicos de Smata, el candidato que los “gordos” preparaban para correr a Antonio Caló (UOM) como futuro secretario general, comunicó a sus pares que decidió no dar pelea al metalúrgico.

Fueron en vano los intentos de Oscar Lescano, Carlos West Ocampo, Héctor Daer y Armando Cavalieri de convencer al mecánico. Pero contraria a un posible pronóstico que favorezca a Caló, la baja de Pignanelli tampoco le da tregua al metalúrgico. Sus pares de la CGT Balcarce ahora quieren reflotar el triunvirato, incorporar a Luis Barrionuevo y seguir tendiendo puentes con Hugo Moyano para un posible acercamiento en 2013.

El metalúrgico Antonio Caló sigue siendo el primero en la lista, pero los “gordos”, ante la baja de Pignanelli, reanudaron las negociaciones con Barrionuevo. De hecho, el gastronómico ya inscribió a sus congresales para que vayan a votar el 3 de octubre. Ergo: Barrionuevo y su CGT Azul y Blanca, quienes rechazan la candidatura de Caló, están dentro de la CGT Balcarce.

“El triunvirato hoy parece ser la única posibilidad de unidad”, aseguró a PERFIL uno de los cegetistas. Con el mismo panorama coinciden “gordos” e “independientes”.

Los distintos sectores volverán a verse las caras esta semana en el Confederal de la central, donde se fijarán el temario y los detalles del próximo Congreso en el que se elegirán autoridades.

La CGT Balcarce está compuesta por los “gordos”, los “independientes” y el Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA) –los ex moyanistas que apoya a Caló–. Gerardo Martínez (Uocra), uno de los “independientes”, es el encargado de mantener puentes con el moyanista Juan Carlos Schmid y el propio líder camionero. “El principal problema del próximo secretario general de la CGT es que deberá ser la contrafigura de Moyano, y nadie quiere jugarse a eso”, contó uno de los dirigentes.

La CGT Balcarce está cada vez más dividida. Tres sectores se disputan la conducción cegetista. No encuentra su rumbo y el clave señal de eso, sigue pensando en la posibilidad de la unidad con el moyanismo “en el mediano plazo”. Tanto los “independientes” como los “gordos”, e incluso el propio Caló, apuestan a que los aliados del camionero comiencen a reducirse y lo abandonen, saturados de la ambición política de Moyano.

Comentá la nota