Piquete con bombos y quema de cubiertas en la entrada a San Antonio

Piquete con bombos y quema de cubiertas en la entrada a San Antonio
Mientras que desde la mañana de ayer se producía un corte en el acceso a la empresa San Antonio, por el despido de 16 trabajadores pertenecientes a Petroil pero que prestan servicio para la petrolera tanto en Chubut como en Santa Cruz, la imposibilidad de entrar o de salir de la base de la compañía en Barrio Industrial fue reuniendo gran cantidad de operarios y personal administrativo que, con autos incluidos, prácticamente imposibilitaban el paso por Francisco Salso o Pablo Ortega.

Según detallaron los mismos despedidos, la medida fue adoptada por los directivos de San Antonio Servicios Especiales ante el reclamo que realizó el grupo por recomposición salarial desde el 2008 a la fecha, asegurando que “no sería más que aplicar los aumentos que se han dado en ese tiempo y que han sido desconocidos”.

Ante el despido, los trabajadores de Servicio de Instrumental de Equipos de Torre -pertenecientes al sindicato petrolero- decidieron realizar la medida de fuerza que paralizó las actividades de la empresa, asegurando que “mantendremos el plan de lucha, con el acompañamiento del gremio, hasta tener soluciones concretas que no sería otra cosa que reincorporación porque, de hecho, ya se nos han enviado los telegramas de despido”.

Más allá del mismo piquete sobre las calles de acceso a la empresa, lo cierto es que la afectación al trabajo en yacimientos petroleros de San Antonio podrían verse seriamente afectados toda vez que, el faltante de los operarios técnicos, pone en riesgo a la operatividad de los equipos de torre que quedarán sin indicadores de peso o presiones de bomba, por ejemplo, lo que podría determinar el parate total de los equipos ante cualquier inspección en área.

Finalmente, y pese a que la tarde de ayer transcurría sin posibilidades de abrir una mesa de diálogo, la intervención del sindicato petrolera, la gerencia de Petroil y la Subsecretaría de Trabajo lograron destrabar parcialmente el conflicto con el dictado de una conciliación obligatoria por 15 días, con reingreso laboral de los despedidos a partir de hoy y un inicio de negociaciones directas que comenzará el lunes próximo con una primera audiencia de partes.

Comentá la nota