Piquetes de tamberos ante las usinas

Es la crónica de un conflicto anunciado. Este año el país batirá el récord de producción; las industrias no pueden procesar más de lo que reciben por falta de inversiones. El gobierno nacional no logró encauzar un conflicto que se viene perfilando desde hace meses.
La planta fabril de Williner en Bella Italia, la localidad vecina a Rafaela, fue bloqueada desde las 7 de esta mañana por tamberos que protestan por la baja en el precio de sus entregas y en reclamo de un aumento en el precio de la leche cruda.

“La idea es plantear esto hasta que tengamos no una promesa si no una respuesta contundente de que nos van a aumentar el valor de la leche que le entregamos”, aseguró el productor Gustavo Colombero. Recordó que los productores reciben $ 1,40 por litro mientras que los consumidores pagan entre $ 7 y 10 por la leche fluida.

El piquete fue montado frente a los portones de ingreso de la planta situada a la vera de la Ruta Provincial 70. Permite el ingreso de insumos, pero impide el movimiento de camiones con leche y productos elaborados hacia el mercado.

Hasta el cierre de esta edición, el escenario se repetía en la planta de Corlasa, sobre la Ruta Provincial 6 en cercanías de Esperanza. Los productores no interrumpían hasta este mediodía la circulación por los enlaces fluviales, aunque no descartaban hacerlo si no encontraban respuestas a sus reclamos.

De la concentración frente a la planta de Williner participaban gremialistas rurales y organizaciones de productores lecheros, incluso los más afines a la política del gobierno nacional.

Desde ayer

Unos 60 tamberos bloquearon ayer durante gran parte del día el tránsito de camiones en los ingresos de la planta láctea de la empresa Verónica, en Suardi, para reclamar de igual manera por la rebaja en el precio que paga esa usina.

En este caso Federación Agraria detalló que fue la respuesta de los productores en respuesta a la decisión de la empresa de reducir en diez centavos en julio y otros diez en agosto los valores que debe recibir la producción, y llevar así el precio a $ 1,30 por litro de leche fluida.

Por ello, tamberos de la región decidieron “rechazar la propuesta” realizada por Verónica y “profundizar el plan de lucha” que ya venían manteniendo en la búsqueda de elevar los precios por encima del promedio de $ 1,50 que reciben actualmente.

Daniel Oggero, productor y miembro de la Comisión Lechera de la FAA, aseguró que desde el sector productivo “se resiste” la decisión anunciada por Verónica y explicó que “vamos a mantener el bloqueo hasta tanto se revierta esta situación”.

“Cada día las empresas deciden bajarnos los precios que recibimos por nuestra leche, que ya son de quebranto, aduciendo que a nivel internacional el precio de la leche en polvo bajó y en el mercado nacional no cobran lo que deberían”.

Oggero indicó que “sigue pasando que los productores somos la variable de ajuste y esto no puede seguir pasando. Venimos pidiendo desde hace meses una recomposición del precio de la leche, al menos en $ 0,30, por lo que nos mantendremos en movilización permanente”, añadió.

Colombero reclamó la intervención del subsecretario de Lechería de la Nación, Arturo Videla y el director Nacional de Planificación Estratégica que depende de la Subsecretaría de Lechería, Roberto Socín. “porque conocen nuestra situación y no hacen nada”.

En cadena

Norberto Yauhar no atenderá por separado a los tamberos, tal como pidió el vicepresidente segundo de la Federación Agraria Argentina, Guillermo Giannasi. Para el ministro son “un grupo que quiere que se los atienda personalmente” y “no se puede atender de forma personalizada a cada uno” porque “es importante hablar de la cadena y no de un problema puntual. A la cadena hay que tomarla desde el productor hasta el final; allí hay que trabajar para ver cómo readecuamos para que haya equilibrio y que cada uno tenga la rentabilidad apropiada”.

Una protesta “a matar o morir”

“El estado de indignación de los productores lecheros, comienza a canalizarse a través de una generalizada y espontánea toma de plantas lácteas ‘a matar o morir’ como se dice cuando la conflictividad llega a un estado de no retorno”.

El párrafo pertenece a un comunicado de la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (Carsfe), que “ante la injusticia del ajuste, adhiere y apoya a todas las instituciones y sus productores de leche que se ven obligados a tomar medidas extremas para defender su actividad”.

Relata la entidad que “la producción lechera manifiesta pronósticos de 10% más de producción en el año 2012, razón de la que se aprovechan el supermercadismo y la industria láctea, que desembocan en anuncios unilaterales e injustificados de caída de precios del litro de leche cruda a valores de un 15 a un 20% menores a los pésimos actuales.

“Los productores -señala- cobramos precios similares a los de 2 años atrás, con una inflación acumulada superior a un 50% de los insumos básicos para realizar la producción. Nadie esta dispuesto a seguir trabajando a precios de quebranto, cuando no hay razón para ello”.

La entidad solicitó una “urgente participación de dirigentes de toda la cadena (supermercadistas, industriales y lecheros) y de los gobiernos provincial y nacional para solucionar la grave situación en que se encuentran los productores lecheros.

“Resolver significa dar respuestas coyunturales y estructurales en la cadena láctea, sin intervenciones perniciosas, faltas de transparencia industrial, falta de transparencia e inacción gubernamental, pensando en dar herramientas útiles y virtuosas”. Concluye apuntando que “valorar la cadena láctea debería ser el puntapié inicial del gobierno”.

Comentá la nota