Piumato dejó expuesta la división de los gremios a favor y en contra del Gobierno

Piumato dejó expuesta la división de los gremios a favor y en contra del Gobierno

El judicial Julio Piumato, integrante de la CGT Azopardo que lidera Hugo Moyano, dejó en la superficie un debate que puertas adentro divide al sindicalismo respecto de paritarias y otros derechos.

Ninguno que integre ese universo puede sorprenderse de tales dichos: ”No es momento para que los trabajadores saquen ventaja de la situación en la que está el país“, definió. Su mensaje divide aguas entre las organizaciones que con más o menos pudor apoyaron a Cambiemos y las que defendieron el modelo kirchnerista derrotado en las elecciones.

Hoy es un detalle ínfimo considerar que tal escenario dista mucho de ser el mínimo ideal para reunificar al movimiento obrero. Directa o indirectamente salieron a responderle, desde la misma órbita sindical. La referente Vanesa Siley (Judiciales-Juventud Sindical) le enfatizó a BAE Negocios su repudio a tales dichos: ”Hay varios aspectos reprochables en esos dichos, desde la concepción que posee acerca de derechos y las conquistas de los trabajadores, que denomina ‘ventajas’. Cuando el aumento en el salario es el ejercicio pleno del reparto de la riqueza en un país, en beneficio de aquellos que menos tienen, y que precisamente en una concepción comunitaria, y no liberal como la que él expresa, es el ejercicio de la justicia social“, consideró.

Si bien Piumato se pronunció en favor de paritarias sin piso ni techo, en medio de la puja donde el Gobierno fijó el tope del 26% como ”terraza“, otros sindicatos que negocian por estos días apuntaron que llamar ”ventajas“ a la vigencia de derechos es grave.

En la misma dirección que Siley, el secretario de Educación de la CGT Caló y jefe de UDA, Sergio Romero, consideró que ante derechos vigentes de los trabajadores ”es el Gobierno el que está obligado a ponerle techo la inflación, controlar los actores concentrados de la economía, los formadores de precios, las cadenas de gran escala“. A modo de ejemplo consideró que los maestros y profesores no pueden considerar que piden ”ventajas“ al reclamar una mejora de $3.000 para el sueldo inicial llevándolo a $9.060, ”además de una mejora sustancial del incentivo docente“.

Una recorrida por diferentes gremios permitió confirmar que los dichos de Piumato ofrecieron el costado más jugado y ”expuesto“ de quienes respaldaron y respaldan a Macri. Desde la otra vereda ponen el acento en que la incertidumbre inflacionaria, tarifazos de servicios y aumentos de combustibles logran alinear al empresariado más liberal con la Casa Rosada. ”Es una falange inadmisible para cualquier dirigente sindical“, remarcó otro referente de la CGT que lidera el metalúrgico.

Pablo Micheli, secretario general de la CTA, dejó de lado cualquier gama de grises y aseveró: ”No se trata de ventajas, en realidad no podemos seguir aceptando perder. Asumir tal pasividad sería suicidarnos, cerrar en la inflación surrealista que plantea el Gobierno“.

Piumato dejó también una polémica visión sobre despidos al reseñar que ”hay que distinguir bien entre un trabajador que se despide y un ñoqui, y la mayoría son ñoquis“. Sobre esas palabras, Siley remarcó que ”a los judiciales no nos sorprende que hable de ventajas y ñoquis, Piumato nunca negocia paritarias, son determinadas unilateralmente por la Corte Suprema. Negar despidos en el sector privado y enrolarse en la doctrina derechista del ñoqui ya habla de una alineación política plena con el Gobierno de turno, y una abstención de lucha por el sector trabajador del país“.

Coment� la nota