Piumato enfrenta fisuras en su gremio por la huelga y las críticas a la reforma

Piumato enfrenta fisuras en su gremio por la huelga y las críticas a la reforma
El líder de los empleados judiciales mantiene una disputa con las listas opositoras que pulsan por la conducción. Hoy, su sector formalizará el alejamiento de la comisión interna en la justicia penal. Fuerte malestar en las bases.

Gabriel A. Morini

La Unión de Empleados de Justicia de la Nación (UEJN) que lidera Julio Piumato atravesó la primera jornada de las segundas 72 horas de paro y movilización convocadas en rechazo a los proyectos de reforma judicial con una nutrida movilización en Plaza Lavalle, pero con problemas puertas adentro del gremio. Al enfrentamiento con las listas opositoras que le disputan la conducción –la Nacional y Popular y la "Quique" De Pedro, impulsada por La Cámpora– el moyanista tiene un frente abierto con su propia comisión directiva. Además, hoy se materializará el alejamiento de su lista de la estratégica comisión interna del fuero penal ordinario, que representa alrededor del 10% de los trabajadores judiciales.

El creciente malestar de las bases con la conducción gremial del principal aliado del líder camionero Hugo Moyano se da en un contexto en el que la totalidad de las comisiones internas de todos los fueros se encuentran con mandato vencido. Significa también que quedan en una situación de fragilidad para poder peticionar ante las distintas Cámaras ya que no cuentan con personería vigente, algunas ya desde 2008. En ese contexto, hoy se conocerá la ruptura de la comisión interna del fuero penal ordinario con la Lista Marrón. La negativa expresada por el propio Piumato a convocar a elecciones para renovar el mandato de sus representantes –que vence el próximo 26 de mayo– fue el detonante de la fractura. Conducida por el delegado general Sebastián Del Gaizo, y su adjunto, Facundo Sosa, integra empleados de distinta extracción política, algunos de ellos afines al kirchnerismo. Fuentes gremiales anticiparon que el principal motivo para no llamar a elecciones radica en la posibilidad de que la lista Marrón "pueda perder", lo que en la práctica deja en "situación de indefensión a los empleados de la justicia".

La marcha con la que se inició la segunda semana de paro por 72 horas fue convocada por la CGT que lidera Hugo Moyano con el apoyo de la CTA conducida por Pablo Micheli. Hoy y mañana también pararán, con lo que la actividad en Tribunales se reanudará recién el lunes. La semana pasada, Piumato había llevado a cabo una medida idéntica, que paralizó los juzgados durante tres días. "Vamos a tener mayoría en la Cámara de Diputados y le vamos a enseñar cómo se conducen los destinos de un país", sostuvo Moyano, uno de los oradores del acto. "Seguramente el coro de chupamedias va a votar esta ley. Esto me hace acordar a la Banelco", sentenció el camionero. "¿Por qué no retiramos los proyectos e iniciamos un debate en todo el país como lo fue con la Ley de Medios?", propuso ayer el dirigente de judiciales.

Dentro de la comisión directiva de la UEJN, tanto el secretario del Interior, Carlos Minella; como el secretario de Ministerio Público, Víctor Hugo Dellarosa, han expresado sus diferencias con Piumato, al que acusan de una conducción personalista que es funcional a la corporación judicial. Dellarosa definió el paro como un "lockout patronal", y sostuvo que agota el techo de una medida de fuerza. La huelga fue ratificada pese a que el control presupuestario quedará bajo la órbita de la Corte Suprema, uno de los argumentos iniciales que había suscitado la preocupación del sindicato.

Desde 1990, Piumato está al frente de los judiciales de manera ininterrumpida, y en el contexto de su actual enfrentamiento con el gobierno y con las medidas de reforma judicial, apuesta fuerte a volver a tener una banca en la Cámara de Diputados, en octubre próximo. Fuentes gremiales advirtieron que con el alejamiento de la comisión interna del fuero penal ordinario –que agrupa a la Cámara del Crimen, a los juzgados de instrucción, correccional y de menores– podría generarse un efecto cascada con el resto de los fueros que, por lo bajo, ya han expresado su descontento. «

Comentá la nota