La plancha massista calienta la interna de la CGT por el paro que sigue en veremos

La plancha massista calienta la interna de la CGT por el paro que sigue en veremos

En el Consejo Directivo se escuchan quejas por las dilaciones del triunvirato. “Hay un fuerte acuerdo entre Massa y el Gobierno”, señalan. Quiénes son los más duros que acechan a la conducción. 

Noticias relacionadasAsume el triunvirato de la CGT unificada con más amagues de conflictoCon una movilización histórica, el sindicalismo amenazó a Macri con un paro nacionalUna multitud heterogénea le reclamó cambio de rumbo al Gobierno y paro general a la CGT

Un miembro del Consejo Directivo de la CGT unificada se manifestó contrariado con esta nueva "tregua" que la central obrera la concede al Gobierno a partir del plazo de diez días que se tomará para decidir si convoca a un paro general, según anunció la conducción de la central obrera tras la reunión que mantuvieron este jueves con cuatro funcionarios de la primera línea del gabinete nacional. El dirigente señaló que, más allá de lo político, "existe una realidad concreta: en Argentina hay un 32% de pobres, lo que implica que uno de cada tres argentinos es parte de ese grupo; hay 6% de indigencia, hay una clara retracción en el consumo, el empleo formal perdió poder adquisitivo y este gobierno es responsable de que en el país haya 1,4 millón de pobres más".

En ese marco -y en estricto off the record- explicó la constante postergación de las medidas de fuerza como consecuencia directa de la influencia del massismo entre la alta dirigencia: "Hay un fuerte acuerdo entre Massa y el Gobierno y ese acuerdo está siendo vehiculizado por los dirigentes que le responden (al titular del Frente Renovador)" dentro de la CGT.

No hacen falta los nombres. Basta recordar que dos de los tres secretarios generales de la CGT, Héctor Daer, de Sanidad, y Carlos Acuña, de Estaciones de Servicio, son, además, legisladores por el espacio que encabeza el crédito tigrense. Junto con Facundo Moyano, de Peajes, integran la nómina de los referentes más destacados del massismo dentro de la central de trabajadores. Este lunes, Massa bajó línea: "El paro no es el mejor camino", les advirtió.

El secretario general consultado amplió la crítica a sus pares identificados con Massa, a quienes atribuyó la nueva indefinición. De paso, dio pistas sobre la discusión política que talla hoy en el interior de la central. "Lo que estos compañeros no entienden es que el Gobierno no necesita tiempo sino gestión. No lo pueden entender. Ahora se justifican con la expectativa puesta en diciembre. No es así: el Gobierno tiene que ponerse a gestionar", insistió.

Si bien la posición "massista" se impone en el movimiento de fuerzas, la fuente aseguró que la crítica a esa tendencia crece de a poco: "Hay gente en el Consejo Directivo que está en contra de esto. No estamos a favor del bono de fin de año. La casa madre de los trabajadores no debería estar a favor de generar cifras no remunerativas sino a favor de fortalecer el salario. No se les puede tirar un plato de arroz a los trabajadores. Hay que negociar paritarias para la mejora del salario", remarcó.

El referente consultado planteó otra crítica al triunvirato cuando reclamó que "hay que exigirle" al Gobierno que cumpla con su palabra de abolir el pago de Ganancias: "Prometió levantar el impuesto al trabajo pero no lo hace. Y no alcanza con que no se aplique al aguinaldo. El Gobierno está perdiendo el crédito político de la palabra".

Esta posición, contraria a la forma en la que la conducción está llevando la demanda del paro, también es fuerte entre los dirigentes que responden al ex secretario general de la CGT Azopardo Hugo Moyano. La fuente, sin autodefinirse como miembro de esa facción, defendió un posicionamiento favorable a "la reinvindicación del salario legítimo", a contramano de "la mirada de los que van a negociar con el Gobierno pero le votan todas las leyes".

LA TEMPERATURA INTERNA. Los ánimos están caldeados también en el espacio del bancario Sergio Palazzo y la Corriente Sindical Federal. El dirigente gráfico bonaerense Héctor Amichetti lamentó la postergación de la medida después de lo que se vio la semana pasada en el Comité Central Confederal. Allí sucedió que "una inmensa mayoría fijó posición a favor de la medida de fuerza entendida como paro nacional más plan de acción". Amichetti agregó que el conjunto reunido el viernes en Azopardo dio cuenta de "una posición muy firme sobre temas serios como los despidos y los cierres de empresas", por lo que advirtió que "la conducción va a tener que explicar al Consejo Directivo hasta qué punto alcanza lo que propone el Gobierno" pero, señaló, "hay que recordar que ya está mandatada para definir una medida".

Fuentes del entorno de otro secretario general que hoy se muestra más próximo al massismo de lo que se mostraba el año pasado negaron la influencia de Massa en el enfriamiento del reclamo. "Nada, cero", mensuró el contacto cuando este medio le preguntó hasta qué punto la demora respondía a una intervención política de ex intendente de Tigre.

El vocero amplió que "el más vinculado a Massa es (Héctor) Daer y no está pasando justamente por uno de los mejores momentos de su relación política con él", aseguró, "porque hubo un par de proyectos de ley (que impulsaba el massismo) que él no acompañó", lo que habría dejado huellas en el vínculo. "La política pejotista-massista-kirchnerista no está jugando en la interna de la CGT", expresó la fuente, que recordó que la central " viene de un Confederal con dirigentes de distinto signo que la mandataron para tomar la decisión que fuere".

El interlocutor reconoció que las expectativas frente a posibles soluciones del Gobierno no son demasiado alentadoras. La Casa Rosada "no va a reabrir las paritarias. Como alternativa, queremos que dicte un decreto para dar bonos de fin de año para todas las actividades, una herramienta que compense el desfase" causado por la inflación. "Tiene que ser un decreto del Ejecutivo porque hay gremios que no pueden negociar en condiciones de igualdad", resaltó el contacto. También, defendió el pedido de un aumento extra para los jubilados y se resignó con el tema Ganancias: "Se sabe que lo patean al año que viene" y que, como mucho, van a dar la "excepción de ganancias para el aguinaldo". En el peor de los casos, la posibilidad de paro sigue siendo muy fría: "Si no dan al menos dos de esas soluciones habría alguna posibilidad de parar", concluyó.  

Coment� la nota