“Plantean un apocalipsis”

“Plantean un apocalipsis”
Barrionuevo confirmó la presencia de Sergio Massa y Juan Manuel de la Sota en la reunión del lunes, pero recibió la réplica del Frente Renovador. “A nosotros no nos conduce Barrionuevo desde los medios”, dijo el diputado Gilberto Alegre.
El secretario general de la CGT oficial, el metalúrgico Antonio Caló, desechó el convite de los popes cegetistas opositores, el camionero Hugo Moyano y el gastronómico Luis Barrionuevo, para reunirse en Mar del Plata y tratar la “unidad” del movimiento sindical en un cónclave junto a empresarios, ruralistas y los “candidatos presidenciales del peronismo”. “Es poco serio y poco responsable hablar de la unidad del movimiento obrero en un asado”, sostuvo Caló para rechazar la invitación, que en cambio aceptó el dirigente gremial de la UTA, Roberto Fernández, que tributa a la central que conduce el metalúrgico. En tanto, Barrionuevo dobló la apuesta y confirmó la presencia de Sergio Massa y el gobernador cordobés Juan Manuel de la Sota el lunes en La Feliz, pero recibió la réplica del Frente Renovador. “Sacarse una foto para 2015 no sirve para nada”, advirtió el intendente del FR de San Martín, Gabriel Katopodis.

“A nosotros no nos conduce Barrionuevo desde los medios”, le respondió el diputado nacional massista Gilberto Alegre.

“Cuando yo escucho que hablan de la unidad del movimiento obrero en un asado, es poco serio, poco responsable, la unidad del movimiento obrero hay que hacerla sentándose y poner bases”, dijo Caló sobre el encuentro que programó en Mar del Plata el tándem del sindicalismo opositor Moyano-Barrionuevo. “Según algunos parece que el país se está incendiando, plantean un apocalipsis que realmente no existe”, argumentó Caló y puso como ejemplo su propio gremio metalúrgico: “En 2001, estábamos en 60 mil y hoy hay 240 mil afiliados, entre los que hay mucha juventud”.

“En marzo nos sentaremos y veremos cómo cada gremio manejará su actividad”, dijo Caló sobre las paritarias. “Yo soy un dirigente gremial, no soy aventurero”, insistió el metalúrgico y agregó que “mientras haya trabajo, podés discutir todo”.

En tanto, el dirigente de la UTA justificó su asistencia el lunes en Mardel. “Yo no me separé de la CGT (oficial), pero no comparto este silencio y me preocupa, porque hay cinco centrales y deberíamos juntarnos todos porque el Gobierno, lamentablemente, no escucha ni a una ni a otra”, señaló Fernández.

Desde Punta Mogotes, donde hace base durante los veranos –en su propia quinta y en el Hotel Sasso de los gastronómicos–, Barrionuevo le subió la apuesta a su convocatoria. “Yo lo que puedo asegurar, es decirles: confirmada la presencia del gobernador de Córdoba (De la Sota) y confirmada la presencia de Sergio Massa”, afirmó el líder del ala cegetista Azul y Blanca.

Nadie duda de la cercanía del gastronómico a Massa, pero no todo el massismo adhiere a la idea de que se muestre junto a Moyano y Barrionuevo. El diputado massista y jefe del gremio de sanidad, Héctor Daer, ya había dicho que no acudirá a la convocatoria marplatense “porque la unidad no se discute en un asado de verano” y dijo que le recomendó a Massa no ir.

Ayer se le sumaron otros referentes del massismo. “La única foto importante es la gestión de los temas que preocupan a la sociedad: inflación, inseguridad, pobreza”, puntualizó el massista Katopodis. “Hablar de candidaturas hacia 2015 no está bien, no es lo que la gente espera de nosotros, y aquellos que explícita o implícitamente plantean esos temas se equivocan”, insistió a través de un comunicado el intendente bonaerense en referencia al convite que Moyano y Barrionuevo hicieron a Massa como “candidato presidencial del peronismo”.

El ex intendente de General Villegas y actual diputado renovador salió a responder a la afirmación del gastronómico. “Eso no es así, todavía Massa no definió su participación. Y a nosotros no nos conduce Barrionuevo desde los medios”, remarcó Alegre.

Comentá la nota