La Plata: macabra maniobra de la UOCRA para hacer pasar por trabajador registrado al joven fallecido

La Plata: macabra maniobra de la UOCRA para hacer pasar por trabajador registrado al joven fallecido
Los incidentes ocasionados por la Uocra este viernes en 8 y 32 no responderían a otros fines que desviar la atención de sus propias irresponsabilidades como gremio de la construcción. La respuesta inmediata fue la violencia, pero lo que los hombres de Juan Pablo "Pata" Medina quieren ocultar es que el trabajador fallecido el miércoles no estaba registrado.
Según pudo saber NOVA en exclusiva, luego de que se produjera la descarga eléctrica que terminó con la vida del joven albañil Germán Villalba, los hombres de la Uocra montaron una estrategia macabra: a contrarreloj se dedicaron a inscribir al fallecido en los registros, pese a que la obra le había sido asignada de manera irregular. “Hasta lo vistieron, ya muerto, con el uniforme de trabajo”, graficó una fuente que pidió el anonimato.

Villalba falleció el miércoles a las 10 de la mañana tras recibir una descarga eléctrica mientras realizaba un trabajo de hormigonado. Por orden del “Pata” Medina, los hombres de la Uocra desmantelaron la obra este viernes por la noche, luego de enfrentar las acusaciones de la familia del fallecido, que trató al gremio de “asesino”. Hasta quemaron en la calle las vigas que sostenían la primera planta del proyecto.

En horas de la tarde, y por segundo día consecutivo, familiares y amigos de Villalba habían acudido al lugar en reclamo de “justicia”, con quema de gomas incluida: responsabilizaban tanto a la empresa a cargo de la construcción, Arema S.A., como al sindicato.

En asamblea, el “Pata” Medina pidió un minuto de silencio para Villalba, notificó que el proyecto quedaba desactivado y amenazó con paralizar todas las obras que se están desarrollando en el centro de la ciudad de La Plata.

Pero NOVA pudo reconstruir el caso. Villalba había ido a buscar un bolsón de trabajo a la sede del gremio en 44 entre 4 y 5. Le otorgaron esa obra de manera irregular. Pese a las políticas activas del Estado nacional para combatir el trabajo no registrado, el joven de 28 años estaba “en negro”.

Falleció el miércoles a las 10 de la mañana, luego de la descarga eléctrica. En ese momento, los hombres del “Pata” Medina se apresuraron a cambiarlo, para ponerle el uniforme de trabajo, y a inscribirlo en los registros. Todo el trámite les tomó dos horas, con el cuerpo todavía en el lugar. A las 12 se conoció la noticia. Fue una maniobra macabra para presentar al obrero fallecido como un trabajador inscripto.

Comentá la nota