La policía controla la usina, con el conflicto de la Uocra latente

Tras la violenta jornada, el titular de la UTE, que dirige la obra en Sauce Viejo, cuestionó que la Justicia y el Ministerio de Seguridad por otra usurpación. Ahora hay custodia policial las 24 horas
Al cierre de esta edición, agentes policiales de la Unidad Regional I La Capital de la policía santafesina controlaban el predio en el que se construye la central termoeléctrica y el obrador de la empresa constructora con policías del Cuerpo Guardia de Infantería (CGI) y del Grupo de Operaciones Especiales (GOE), ambos de la agrupación Cuerpos, en servicio dispuesto durante las 24 horas.

En el lugar, anoche permanecía un grupo de trabajadores expectantes respecto de la resolución del conflicto –que tiene paralizados los trabajos en el lugar y por lo tanto de su futuro laboral. No habían tomado las instalaciones, sino que esperan el desenlace de esta situación.

Vale señalar que otros puntos potencialmente conflictivos, tales como las sedes de la Uocra Santa Fe en calle Ituzaingó; la obra social sobre calle Junín y la oficina de la avenida Rivadavia al 2.800, además de la existente en adyacencias a Bulevar Pellegrini y avenida Urquiza, cuentan con guardia policial preventiva permanente, también las 24 horas.

Las órdenes sobre la seguridad policial de los predios y de las distintas sedes en la ciudad de Santa Fe son preventivas y permanentes mientras se desarrolla el conflicto gremial y con la empresa que construye la central, cuestión que fue comunicada tanto a la Justicia como al Ministerio de Trabajo de la provincia de Santa Fe.

Los sucesos violentos

Lejos de ser un hecho aislado, el enfrentamiento entre facciones internas de ayer a la mañana (ver página 4) de los grupos que encabezan el dirigente Emanuel Araya, ex secretario general en la delegación santafesina de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina y la conducción nacional, de Gerardo Martínez, tiene extensos y violentos antecedentes.

El inmediato, es la toma de la usina que se extendió durante seis

días. Los otros ya están incorporados en las siete causas penales que tiene Araya, por delitos que van desde “tentativa de homicidio” y “tenencia de armas”.

El titular de la Unión Transitoria de Empresas (UTE), que dirige la construcción de la usina, Juan Carlos de Goycoechea, cuestionó que a diferencia del jueves –cuando la Justicia libró una orden para desalojar la obra– ayer la denuncia penal que hicieron por usurpación no tuvo respuestas. Y que el pedido expreso de custodia policial, formulado al Ministerio de Seguridad y al procurador de la Corte, para la madrugada del viernes, tampoco fue respondido.

En la nueva denuncia penal, incorporaron fotos que tomaron el jueves al mediodía en las que se ven bombas molotov, barricadas armadas con baños químicos y elementos de oficinas y hasta una pala cargadora a la cual le habían puesto una mecha en el tanque de combustible.

Las imágenes fueron tomadas por el jefe de obra el jueves a la tarde, luego de que las casi cuatrocientas personas que habían tomado la Central se retiraron del predio. De esa recorrida última, el fiscal Juan Pablo López Rosa no participó. De Goycoechea aseguró que las pérdidas productivas por los conflictos gremiales que se han extendido en los últimos tres meses ya son millonarias: “Yo no puedo hacer interpretaciones políticas de lo que está pasando en Santa Fe.

Pero sí queda claro que esto se tiene que resolver en la Justicia y con la policía. Los funcionarios no están haciendo que se respeten las instituciones y mucho menos la Constitución. Nosotros hoy (por ayer) teníamos 80 personas santafesinas trabajando y llegaron otros 100 santafesinos a molerlos a palos. Evidentemente hay un problema donde la autoridad no está presente”.

Comentá la nota