Los policías autoconvocados tomaron oficinas de la jefatura provincia

Los policías autoconvocados tomaron oficinas de la jefatura provincia
Los 20 policías que continúan con retención de servicios desde hace 40 días que acampaban en la esquina de Casa de Gobierno resolvieron ayer a primera hora ocupar las oficinas del área Finanzas de la Policía del Chubut en Rawson, donde desalojaron al personal y se encerraron con mujeres y niños con la exigencia de ser recibidos por el Gobierno y bajo la amenaza de prender fuego el lugar si eran reprimidos
Alrededor de la 8:30 los efectivos que se encuentran suspendidos y que al no trabajar no perciben sus haberes, se apersonaron en las dependencias -ubicadas entre la comisaría capitalina y el Ministerio de Salud- donde se liquidan los sueldos de todos los policías, sacando fuera a los empleados y cerrando las puertas impidiendo el paso a cualquier persona.

Se cree que portan sus armas reglamentarias y algunos de ellos advirtieron que tienen combustible para prender fuego el lugar, amenaza que incluso escribieron en sus carteles. Los acompañan en muchos casos sus parejas, una de las cuales está embarazada, y se observó junto a ellos a dos menores de 2 y 3 años.

En un primer momento, se informó que varios de los ocupantes se habían encadenado a los escritorios, mientras a lo largo del día recibieron desde el exterior el apoyo de los ex policías que fueron cesanteados por el Ejecutivo, ante la presencia de un cordón policial que vigilaba qué tipo de elementos se ingresaba a los ocupantes.

Desde el comienzo del acuartelamiento, el Gobierno denunció el hecho a la Justicia, lo que motivó la presencia de la fiscal Graciela Suárez García acompañada de la fiscal Silvia Pereira, quienes intentaron actuar como mediadoras para lograr alguna reunión entre las partes, lo que fracasó.

Por su parte el secretario de Seguridad, José Glinski, consideró que no se trata de una medida de protesta, si no un delito grave, y al cierre de esta edición, no se descartaba una orden de desalojo por parte del Ejecutivo a través de las fuerzas especiales de la Policía, e incluso se mencionaba que los menores habían sido retirados del lugar.

Uno de los autoconvocados, el cabo primero Américo López, dijo que «hemos tomado las instalaciones ante la no respuesta del Gobierno, porque hay familias que no han cobrado, que no han recibido un peso de sueldo».

Luego de 51 días de retención de servicios, 40 días de acampe «no hemos tenido ninguna respuesta. Los policías son 20 más o menos que no han cobrado un peso de salario y de ningún tipo de haber», indicó, y sostuvo «hay que tocarle el corazón a los gobernantes y decirles que de una vez por todas dejen de minimizar el conflicto y que tomen cartas en el asunto, porque la gente está desesperada».

Indicó que «estamos reclamando que nos atienda alguien del Gobierno que tenga poder de decisión como para destrabar el conflicto y volver a trabajar» y advirtió «no sé en qué va a terminar, hacemos responsable a los funcionarios del Gobierno de que esto no llegue a mayores».

Comentá la nota