“Hay que ponerles un límite a los despidos”

“Hay que ponerles un límite a los despidos”

Los gremialistas reclamaron una ley de emergencia ocupacional para detener las cesantías que impulsa el gobierno nacional.

Los dirigentes de las cinco centrales sindicales reclamaron ante los senadores que se sancione una ley de emergencia ocupacional. “Hay que ponerles un límite a los despidos que se están dando de forma masiva”, planteó el camionero Hugo Moyano, titular de la CGT Azopardo, a la Comisión de Trabajo y Previsión social, una vez que senadores y sindicalistas se acomodaron en el salón. De igual manera se expresó el líder de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, al señalar que existe la “necesidad de una agenda social frente a una situación de crisis”. Los gremialistas se mostraron satisfechos por la presencia de “los representantes de todas las organizaciones de los trabajadores”, así como por la participación de senadores oficialistas y opositores.

“Hace falta un aumento de emergencia para los jubilados”, apuntó Moyano, quien puso en primer lugar la preocupación por los despidos en el Estado y recordó la “tremenda inflación que se dio en los últimos meses”, dijo, antes de mostrarse más conciliador. La mesa larga contenía a los dirigentes gremiales de todos los signos políticos detrás de una agenda en común. Cerca de Moyano estaban el líder de la CGT oficial, Antonio Caló, y el secretario general de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo. Formaron parte de la comitiva Juan Carlos Schmid, de Dragado y Balizamiento, y el estatal de UPCN Andrés Rodríguez, entre otros dirigentes.

Al igual que una semana atrás, cuando los sindicalistas acudieron a un llamado de los diputados y les presentaron también sus reclamos y preocupaciones, los senadores extendieron la invitación a la Cámara alta. A diferencia de la reunión anterior, donde el oficialismo no envió a ningún representante, en el encuentro de ayer el macrismo sí participó. Estuvo la jefa del bloque del PRO, Laura Rodríguez Machado, que presenció toda la reunión junto a su par del Frente para la Victoria, Miguel Angel Pichetto, a Juan Manuel Abal Medina y el senador de Proyecto Sur, Fernando Solanas, entre otros.

“Existe la necesidad de una agenda social frente a una situación de crisis que no sólo ataca al que pierde el empleo, sino que golpea al conjunto de la clase trabajadora”, dijo Yasky, luego de escuchar a sus pares. Agregó que no se podía “dejar de advertir el alarmante cuadro que representan los despidos” y apuntó directamente al objetivo central del encuentro, cuando exigió que la ley de emergencia ocupacional “no llegue tarde”. Luego habló el titular de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, quien presentó el reclamo de “diálogo sin exclusión que fue eje de la campaña y no ha aparecido todavía”. Insistió en que la emergencia ocupacional era “el tema central” a resolver y les señaló a los senadores que estaban equivocados si pensaban que “los trabajadores del Estado son todos ñoquis”, apuntando a la campaña que desplegó el oficialismo para justificar los miles de despidos.

Bajo la dispersa mirada de algunos de los legisladores, Caló aseguró resaltó que la prioridad la tenía la emergencia ocupacional, y la pidió que sea “sancionada rápidamente”. El líder los metalúrgicos chicaneó un poco a los senadores al recordar que “así como el Congreso sancionó la ley del pago a los holdouts, se pueda aprobar la ley para pagarles a los trabajadores y desocupados en poco tiempo”. Inmediatamente se mostró cordial al hacer foco en que no quería “ser crítico del Gobierno que está empezando, pero en este camino no vamos a la pobreza cero”. El gastronómico Luis Barrionuevo también mostró sus cartas en son de paz. Dijo que no iban a “exigir sino a pedir ayuda para que no tengamos que emprender la lucha”. Hizo hincapié en los tarifazos anunciados la semana pasada y puntualizó que se tendría que “haber puesto un peso en el bolsillo de los trabajadores y los jubilados”.

En el Salón Azul del Senado fue el turno de los locales. Pichetto aseguró que era “imprescindible llegar a un acuerdo de envergadura” y apuntó a la conformación de una mesa de diálogo integrada por “los trabajadores y el sector empresario”. Luego, Abal Medina tomó la palabra y le dio la razón al planteo de los gremialistas. “Es absolutamente necesaria la agenda social”, señaló y puso a disposición la Comisión de Presupuesto y Hacienda que preside para trabajar los temas presentados por los gremios. También destacó que “el trabajador necesita respuestas y el Congreso tiene que estar a la altura para poder dar esas respuestas”.

La macrista Machado esperó pacientemente para expresar la “esperanzadora presencia de los representantes de las centrales obreras” en el Congreso y puso el acento en que “evidentemente hay que tener una discusión del sistema tributario”, otro de los temas planteados por los sindicatos, como la modificación del Impuesto a las Ganancias, “la universalización de las asignaciones familiares y el 82 por ciento móvil para los jubilados”.

Finalmente Solanas aprovechó para criticar las políticas del macrismo al señalar que “en estos casi cuatro meses se han sabido atender las demandas de los sectores más pudientes”. El cineasta dijo que no había ninguna “explicación para que la ciudadanía esté desamparada. Hay una deuda interna que es la deuda social”.

Los sindicalistas se retiraron satisfechos por el encuentro con los senadores, pero destacaban como “un hecho histórico” que se hayan presentado todos los dirigentes de las organizaciones obreras, además de “tener una agenda en común”. Sin embargo, por lo bajo apuntaban otra vez a la necesidad de “mostrar rapidez para sancionar la emergencia ocupacional”, dejando en el aire el resultado de la reunión.

Comentá la nota