Portuarios en alerta y movilización

El Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA), que lidera Juan Corvalán, decidió el estado de "alerta y movilización" en las terminales porteñas en reclamo de "la preservación de más de mil puestos de trabajo"
El dirigente gremial explicó que esa situación se produjo a partir de que a "la terminal 5, operada por la empresa Bactssa, todavía no se le extendió el contrato de concesión".

"Hace meses que se negocia y, en octubre último, se aseguró que estaban dadas las garantías para la continuidad de la empresa. Ello no se produjo aún, por lo que los trabajadores iniciarán en los primeros días de enero asambleas y un plan de lucha en reclamo de la continuidad de Bactssa y los puestos laborales", afirmó.

Corvalán subrayó que el gremio demanda "el respeto del convenio firmado en octubre último entre funcionarios, el interventor de la Administración General de Puertos (AGP), Oscar Vecslir, el director de Bactssa, Carlos Larghi, y los trabajadores".

Ese acuerdo determinó "el cumplimiento del pliego licitatorio original de concesión, que estableció la posibilidad de prorrogar en un 20 por ciento el tiempo de explotación de la compañía, originariamente de 18 años, lo que implica la extensión del contrato por casi otros cuatro años", puntualizó el dirigente.

"Las operaciones portuarias requieren previsibilidad. Hoy se redujeron de manera drástica porque no se quiere trabajar con una empresa a la que no se le determinó aún si continuará los próximos meses. Existen más de 100 millones de pesos en obras paradas y ya aprobadas por la AGP y, los sindicatos, están conformes con la política laboral aplicada hasta ahora por Bactssa", añadió.

El sindicalista sostuvo que el SUPA firmó con la empresa "el primer convenio colectivo de trabajo luego de 16 años".

Corvalán indicó que los portuarios temen por "el destino de las mil familias encuadradas en varios gremios" y explicó que muchas empresas desistieron de continuar operando con la terminal 5.

"Migraron sus operaciones a otras terminales al no poder garantizar la empresa la continuidad de su operatoria en el Puerto de Buenos Aires", concluyó el dirigente gremial.-

Comentá la nota