Postergan la paritaria docente y peligra aún más el inicio de clases

Postergan la paritaria docente y peligra aún más el inicio de clases
Se complica el panorama a nivel nacional. Si finalmente no hay acuerdo, los gremios podrían resolver parar el miércoles y jueves. El gobierno pasó para mañana la reunión que debía hacerse hoy. Para Alesso, es un "acto irresponsable" hacia maestros y padres.

El inicio de clases se puso todavía más en riesgo en todo el país, tras la decisión del gobierno nacional de postergar para mañana la reunión paritaria prometida originalmente para hoy. El cambio de fecha en la convocatoria recibió una dura respuesta por parte de la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera). "Retrasar la convocatoria de forma unilateral y casi al filo del inicio del ciclo lectivo es un acto de irresponsabilidad por parte del gobierno que dificulta la negociación y genera las condiciones para el conflicto", afirmó un comunicado de la entidad. Su secretaria general adjunta y también titular de Amsafé, Sonia Alesso, advirtió que la postergación "complica" el panorama porque aun en caso de que se "mejorara la propuesta, quedaría poco tiempo para analizarla". Mañana, dijo, "ya es muy tarde".

Si bien a nivel provincial los gremios docentes aceptaron la propuesta formulada por la administración de Antonio Bonfatti, será la marcha de la paritaria nacional la que defina si las clases empiezan el próximo miércoles.

A esa mesa de negociaciones se sentaron la semana pasada los representantes de los gremios de Ctera, UDA, Amet, Sadop y CEA, junto al jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y los ministros de Educación, Alberto Sileoni, y Trabajo, Carlos Tomada. Y como no se llegó a un acuerdo, la reunión había pasado a un cuarto intermedio para hoy al mediodía. Sin embargo, el gobierno cambió unilateralmente la convocatoria y pasó la cita para mañana a las 18, escasas horas antes de la fecha oficial de inicio de clases.

Como era de esperar, la postergación no cayó bien entre los docentes, que ya habían rechazado la oferta salarial del gobierno y, sobre las cuerdas, esperan un "mejoramiento" de la propuesta que evite lo que cada vez parece más cerca: el no inicio de clases. De hecho, incluso antes de que se aplazara la reunión la secretaria general de Ctera, Stella Maldonado, había dicho que se estaba "más cerca de un paro" que de un avance que permitiera evitarlo.

Por eso, al conocerse el corrimiento de la paritaria, la junta ejecutiva del sindicato emitió un comunicado de enfático rechazo a la decisión del gobierno.

"No existe razón que amerite la postergación", dictaminó el documento, "más aún teniendo en cuenta que el lunes (por hoy) es feriado igual que el martes. Por contrario, existen razones de sumo interés público que obligan a las partes a actuar con estricta celeridad".

Así, el comunicado definió como "un acto de irresponsabilidad" retrasar la convocatoria "de forma unilateral y casi al filo del inicio del ciclo lectivo ", medida que "dificulta la negociación y genera las condiciones para el conflicto".

Por eso el gremio apuntó a "exigir a los ministros el cumplimiento de la palabra" y les recordó que, "de no existir una propuesta superadora que permita recuperar el poder adquisitivo del salario", habrá paro automáticamente el miércoles y el jueves próximos, ya que la junta ejecutiva fue "facultada" para efectivizar la medida.

Consultada por LaCapital, ayer Alesso declinó ensayar una interpretación sobre los motivos que pudieron llevar al gobierno a dilatar la presentación de una nueva propuesta.

"No voy a hacer hipótesis", disparó, aunque dijo "no creer" que la demora pueda leerse sin más como una chicana. "Insistimos en que si hay voluntad política para resolver esto tienen que convocarnos a discutir mañana (por hoy), como se habían comprometido no uno, sino tres ministros", sostuvo.

"Es necesario que se ratifique la reunión (de hoy), entendemos que el martes ya es muy tarde", afirmó, convencida además de que "por respeto a los padres" no debería llegarse hasta la medianoche del día previo al inicio de clases para saber si realmente comienzan.

Los privados. Entre los docentes de escuelas privadas nucleados en Sadop tampoco hubo el menor optimismo. "Está cada vez más complicado, la posibilidad de un acuerdo se ve cada vez más lejos", razonó el titular del gremio a nivel local, Martín Lucero.

El dirigente dijo que en Rosario esperarán al término de la reunión en Buenos Aires para saber si finalmente comienzan las clases y opinó que "seguramente" Sadop y Ctera coincidirán en la aceptación o el rechazo de la oferta. Por ende, en caso de que no se llegara un acuerdo, los docentes particulares también decretarán medidas de fuerza.

Hasta ahora, el gobierno propuso un aumento del 22 por ciento en tres tramos y un plus por presentismo en dos cuotas de mil, en julio y diciembre, algo que los gremios —que piden una suba del 35 por ciento y el monitoreo del sueldo todo el año— rechazaron de plano.

"El planteo del presentismo es inaceptable, no da ni para hablar", dijo Lucero, al recordar que "en Santa Fe hubo que luchar entre siete y ocho años simplemente para que se sacara".

Comentá la nota