Preacuerdo por el conflicto de Iberia

Preacuerdo por el conflicto de Iberia
Si se vota el acuerdo, el colectivo más afectado por la reducción de plantilla continuaría siendo el personal de tierra (de 2735 a 2256), seguido por los tripulantes de cabina de pasajeros (de 759 a 627) y pilotos (de 313 a 258).

Los sindicatos de Iberia manifestaron su conformidad con las propuestas elevadas por el mediador propuesto para llevar adelante el plan de ajuste de la aerolínea de bandera española, que anteriormente había sido aceptado por el grupo británico Internacional Airlines Group (IAG), matriz de la compañía. “La mayoría de los sindicatos se ha pronunciado a favor de firmar la propuesta”, aseguró Manuel Atienza, vocero del sector aéreo del sindicato español Unión General de Trabajadores (UGT), al término de una reunión con Gregorio Tudela, académico y mediador nombrado por el gobierno.

El encuentro fue suspendido en la mañana de ayer y se reanudará mañana para dejar tiempo a los participantes de que sometan la iniciativa a los órganos de decisión de sus respectivos sindicatos, precisó Atienza. Tudela sugirió, entre otras cosas, que se reduzca de 3807 a 3147 el número de puestos de trabajo a recortar. También que se amplíe el Expediente de Regulación de Empleo (ERE), en vigencia desde 2001 en la aerolínea –que incluye prejubilaciones, recolocaciones diferidas y bajas incentivadas–, en dos años, hasta 2015.

Según su propuesta, el colectivo más afectado por la reducción de plantilla seguiría siendo el personal de tierra (de 2735 a 2256), seguidos por los tripulantes de cabina de pasajeros (de 759 a 627) y pilotos (de 313 a 258). Los empleados que sigan en la compañía se verían afectados por una reducción salarial directa del 14 por ciento, en el caso de pilotos y tripulantes de cabina de pasajeros (TCP), y del 7 por ciento para el personal de tierra, durante el período 2013-2015.

Con la aceptación de la propuesta del mediador, ésta se convertiría automáticamente en un acuerdo, lo que obligaría a la dirección a retirar tanto el ERE presentado el 12 de febrero como el procedimiento de descuelgue del convenio formalizado el 1º de marzo, mientras que los sindicatos deberían finalizar las huelgas de forma inmediata y definitiva. “Pese a que siguen siendo insatisfactorias, las propuestas recogen elementos que para nosotros son muy valiosos”, consideró el portavoz de UGT, subrayando que, con esas modificaciones, el plan de ajuste será menos traumático. Por su parte, el consejo de administración del IAG, surgido a partir de la fusión entre Iberia y British Airways, en enero de 2011, había decidido aceptar la referida propuesta del mediador el domingo por la noche.

Según Atienza, esta decisión estuvo influenciada por las dos semanas de huelga que los empleados de Iberia llevaron adelante entre el 18 y el 22 de febrero y del 4 al 8 de marzo. A esto se sumó seguramente la presión del gobierno, estimó. Si los sindicatos aceptan finalmente la propuesta del mediador, será anulada la tercera serie de paros, medida de fuerza convocada por los sindicatos de la aerolínea a realizarse entre el 18 y el 22 de marzo, en vísperas de Semana Santa.

Los empleados consideran que el plan de ajuste anunciado por IAG, que prevé una reducción del 15 por ciento en la fuerza laboral de Iberia, prepara el terreno para un desmantelamiento de la aerolínea en favor de su homóloga británica. La compañía asegura, por su parte, que perdió más de 850 millones de euros entre 2008 y 2012. Y que por esa reducción de las ganancias anunció la supresión, a partir del 1º de abril, de varios vuelos deficitarios a América latina. De este modo se pondrá fin a los vuelos a La Habana y Santo Domingo, al tiempo que Montevideo y San Juan de Puerto Rico perderán la conexión directa.

El gobierno de Mariano Rajoy también mostró ayer sus cartas. La ministra de Fomento española, Ana Pastor, expresó su beneplácito y se mostró esperanzada en que la propuesta del mediador en el conflicto de Iberia permita a la empresa y a los sindicatos llegar finalmente a un acuerdo, después de que el grupo anunciara que aceptaba el compromiso.

“Confío en que pueda haber un acuerdo finalmente porque el sector aéreo y particularmente Iberia son muy importantes para el futuro de nuestro país, para el futuro en primer lugar de los trabajadores, pero también para el de nuestros aeropuertos y del turismo en España”, destacó la ministra a su llegada al Consejo de ministros europeos de Transporte. “Ojalá se puedan entender, puedan acercar definitivamente posturas con la propuesta que ha colocado encima de la mesa el mediador, y trabajar todos en la misma dirección”, indicó.

Asimismo, Pastor señaló que ahora corresponde a las partes, incluidos los sindicatos, exponer su punto de vista. La ministra afirmó también que el conflicto de Iberia, que empujó a los sindicatos a convocar varias jornadas de huelga, cada día repercute no sólo en esa compañía sino en todo el sector, y produce pérdidas cuantiosas.

Sin embargo, la ministra de Fomento española evitó profundizar y cuantificar el peso de esas pérdidas, que espera tener evaluadas para fines de este trimestre. Pero, en su opinión, una parte importante de la caída de la actividad registrada en los aeropuertos españoles se debe a las huelgas.

Comentá la nota