Preocupa a municipales el retraso de la comuna con obras sociales

Preocupa a municipales el retraso de la comuna con obras sociales

Se manifestaron frente al palacio municipal. Coincidió con la retención de tareas que habían iniciado por la demora en el pago de los sueldos, que fueron depositados ayer.

De manera espontánea, sin convocatoria sindical de por medio, empleados municipales salieron ayer a la calle por un reclamo doble: el pago de los sueldos y de los aportes a las obras sociales. Así, la situación de los empleados comunales se metió de lleno en la agenda de la transición, y mientras el gobierno saliente dijo que sólo una obra social había enviado a sus afiliados una carta para reducir la calidad de la prestación, las autoridades entrantes profundizaron sus críticas a la administración.

Antes del mediodía, el límite estipulado por el propio gobierno municipal, los trabajadores tuvieron depositados sus sueldos. "Tal como se informó el jueves pasado, en el día de hoy (por ayer) y luego de superar las dificultades por la interrupción de los servicios bancarios, se acreditó la totalidad de los sueldos de los agentes municipales. Reiteramos las disculpas por las circunstancias cuya resolución excedía el ámbito municipal", informó a través de un comunicado la Secretaría de Economía y Hacienda.

Las "circunstancias" a las que aludía eran el paro del miércoles pasado en el Banco Nación y el feriado de los bancarios por su día, que tuvo lugar el viernes.

El secretario de Economía, Daniel Pérez, remarcó que "antes de las 12 ya estaban acreditados los sueldos", y agradeció "la muy buena predisposición del Banco Provincia para que el proceso fuera muy rápido".

Tras comprobar que los salarios habían sido depositados, el Sindicato de Trabajadores Municipales (STM) dijo que se levantaba la retención de tareas iniciada el mismo viernes, que continuó ayer hasta el mediodía (el lunes no hubo actividad en el municipio por el Día del Municipal, no por la medida de fuerza).

"Se hicieron efectivos los cobros en los cajeros y en una reunión de comisión directiva y el cuerpo de delegados se resolvió levantar la medida y normalizar los servicios", señaló a LA CAPITAL el secretario de Prensa del STM, Luis María Muñoz.

Fue simultáneo: mientras la preocupación por los sueldos iba cediendo, se incrementaba la incertidumbre por los aportes a las obras sociales. "Somos empleados municipales autoconvocados que estamos reclamando por el no cobro del sueldo y por la falta de aportes a las obras sociales. Nos han retenido mensualmente de nuestro sueldo y están sin pagar desde hace meses a casi todas las obras sociales", advirtió Verónica Galvagni mientras protestaba a media mañana en Luro e Hipólito Yrigoyen.

La manifestación obligó a cortar el tránsito hasta el mediodía. "Se cortó el servicio. Un montón de empleados recibimos una carta del corte del servicio. Nos mandaron a los hospitales. Si bien los hospitales tienen buen servicio, no pueden ser avasallados por los 7.000 o 10.000 empleados municipales", agregó Galvagni, pediatra del Iremi (Instituto Rómulo Echeverry de Maternidad e Infancia).

Posturas encontradas

Pérez, en cambio, circunscribió el conflicto a una sola obra social. "Me comuniqué con las autoridades del sindicato para transmitirles tranquilidad. Sólo una obra social mandó una comunicación en relación con una disminución de la calidad del servicio. Para evitar que eso suceda, estamos en conversaciones y vamos a firmar un convenio", anunció.

"De las restantes obras sociales no tengo ninguna noticia de corte. Es más: he mantenido contacto directo con las más importantes, que son las dos mutuales municipales, otra correspondiente a otro sindicato y dos de las privadas. Las prestaciones son normales", puntualizó.

El STM confirmó los contactos con el Ejecutivo. "Si bien legalmente el sindicato no tiene ningún tipo de injerencia en el tema de las obras sociales, la comisión directiva, a través de su secretario general, Antonio Gilardi, se solidarizó con los compañeros por esta situación y se comunicó con el Ejecutivo para dar una solución al conflicto", comentó Muñoz.

Por su lado, el concejal de Agrupación Atlántica y futuro secretario de Economía, José Reinaldo Cano, cuestionó el manejo de las finanzas municipales. "El oficialismo creía que este momento no iba a llegar nunca, pero los que estamos en economía sabemos que cuando no se toman medidas concretas con respecto a algún desequilibrio, en algún momento esto explota", lanzó.

"A las obras sociales se les está debiendo en algunos casos aportes desde febrero y en otros casos hay retenciones efectuadas a los empleados que no están depositadas. Hay problemas con todas: OAM, Medifé, OSDE, Osarpyh. Esas son las más importantes, pero en realidad el problema es generalizado. Estamos viendo de qué manera vamos a aportar para resolverlo", agregó.

Sin nombrarlo, Pérez se diferenció: dijo que la deuda del municipio con una obra social es estrictamente de aportes patronales, no de retenciones a los trabajadores. "Había versiones de que el municipio se quedaba con la plata de la retención de los empleados. No es así", sentenció.

Comentá la nota